En junio pasado las ventas minoristas realizadas en territorio nacional bajaron su dinamismo, al crecer 1.7%, esto es, 1 punto porcentual menos respecto del avance de 2.7% observado en mayo, de acuerdo con cifras desestacionalizadas divulgadas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

En su comparación mensual (también desestacionalizada), el indicador se redujo 0.5%, en lo que fue su segunda disminución en lo que va del año. La previa se observó en marzo, y correspondió a un descenso de 0.2 por ciento.

La pérdida de dinamismo de los ingresos del comercio al por menor se explica por contracciones en seis de los nueve grandes rubros que componen este sector. La caída más pronunciada se presentó en el rubro de las ventas minoristas a través de televisión, catálogos o plataformas digitales que cayó 10.0% sólo de mayo a junio de este año.

Otros rubros que presentaron caídas mensuales de ingresos fueron el comercio de enseres domésticos (5.4%), en el comercio de papelería (1.8%), en el comercio de abarrotes (0.8%), ventas de automóviles (0.8%) y en el comercio dentro de tiendas de autoservicio y departamentales (0.3 por ciento).

Durante la primera mitad del año —el primero de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador—, los ingresos del comercio minorista en territorio mexicano han crecido en promedio 1.7%, avance que supera 1.1% observado durante el mismo periodo del 2018 y 0.5% que se registró en el 2013, el primer año del sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto.

[email protected]