La venta de vehículos pesados en México cayó 46.8% durante marzo pasado, donde la industria comercializó 2,089 unidades, debido a que la emergencia sanitaria por el Covid-19 agravó la situación, reportó la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

Mientras que la venta al menudeo de vehículos pesados alcanzó 2,260 unidades que, comparadas con las 3,890 comercializadas durante el mismo mes del 2019, significó una disminución del 41.9 por ciento.

Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT, dijo que "la caída en las ventas responde a una serie de factores que ya se vienen presentando desde julio de 2019, lo que nos da como resultado la caída más pronunciada en ventas durante el primer trimestre de los últimos 10 años", lamentó.

En los próximos meses, sin embargo, el impacto será aún mayor debido al tipo de cambio, y la cautela que se tendrá en la industria por renovar flota ante la situación económica que se avecina, auguró.

"Por ello, en apoyo a la emergencia sanitaria, hemos solicitado que se especifique como actividad esencial a toda la cadena del autotransporte, para poder tener más vehículos en óptimas condiciones apoyando a las empresas del autotransporte y no detenidos en patios o la cadena de producción", dijo Elizalde.

De acuerdo con los datos de la industria, las ventas acumuladas durante los primeros tres meses del año, al mayoreo sumó un total de 5,602 vehículos, lo que representa una caída de 35.3%, si se compara con las 8,656 unidades comercializados durante 2019.

Finalmente, en lo que va del año, las ventas acumuladas al menudeo registraron un total de 6,972 vehículos, lo que representa una disminución de 30.4%, respecto al primer trimestre del año anterior.