En noviembre pasado continuó la mala racha para la venta de vehículos pesados, al presentar la disminución de 45.7%, resultado de la incertidumbre entre los hombres camión y las empresas para renovar su flota.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), durante el onceavo mes del 2019, la venta al mayoreo de vehículos pesados y comerciales alcanzó un total de 2,170 unidades, que significan 1,824 camiones menos comparadas con noviembre del 2018.

“Se trata del quinto mes consecutivo que registra una caída”, lamentó Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de ANPACT.

La adquisición de vehículos nuevos se está frenando y eso empeora la calidad del aire, ya que, en lugar de tener tecnologías nuevas más limpias, la flota continúa envejeciendo, abundó.

Para renovar la flota —añadió— es indispensable que la Semarnat ajuste la NOM-044 para que las tecnologías Euro V/EPA 07 y Euro VI/ EPA 10 convivan hasta que México tenga completa disponibilidad de diésel ultra bajo azufre.