Las ventas de vehículos ligeros nuevos en México disminuyeron 6% durante junio, al comercializar 119,713 unidades contra los 127,410 autos del mismo mes del 2017, con lo cual suma 13 meses de caídas sin freno, informó la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). Durante el primer semestre del 2018, las ventas registraron una caída de 8.4%, con 680,699 unidades, su primera contracción desde el 2009.

Los factores que han influido en la decisión de los consumidores para adquirir un vehículo fueron la incertidumbre por la jornada electoral del pasado 1 de julio para elegir presidente de México, aunada a las tensas negociaciones comerciales con Estados Unidos, y la volatilidad del tipo de cambio que altera los costos, así como la inflación.

La disminución de ventas durante el sexto mes de junio representa la segunda caída más “suave” en lo que va del año, después de abril, cuando la comercialización bajó de 4.6%, aunque nada comprable con los deslices presentados de doble dígito del año pasado.

La coreana Kia, por primera ocasión en tres años de ventas en México, desaceleró sus ventas con respecto al año previo. En junio pasado vendió 7,353 unidades contra las 7,430 del 2017, lo que significó una ligera baja de 1 por ciento.

Volkswagen y Nissan siguen perdiendo terreno frente a sus competidores, al dejar de vender 9,470 unidades juntas (4,663 autos de VW y 4,807 de Nissan), cifra mayor que la caída reportada por toda la industria de 7,697 vehículos. General Motors logró un repunte ligero de 0.2% en junio pasado, al colocar 21,314 autos contra los 21,262 vendidos el mismo mes del 2017. La marca italoamericana FCA redujo sus ventas en 2.3%, así comercializó 7,824 unidades comparadas con las 8,010 del año previo.

Toyota obtuvo un resultado positivo de doble dígito, al repuntar 10.8% durante el sexto mes del año, y vendió 8,698 vehículos contra 7,850 unidades del 2017. Mientras que Hyundai mantiene su dinamismo, al crecer 16.6%, y pasar de vender 3,703 a 4,317 autos. Además, por primera vez la china JAC reportó sus ventas en México, con 201 autos vendidos.

“Los principales riesgos en el corto plazo los ubicamos en el deterioro del tipo de cambio y disminución de la inversión por la demora en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, lo que puede influir en un repunte inflacionario y un estancamiento en la generación de empleo”, dijo Guillermo Rosales, director de la AMDA.

Durante el primer semestre del 2018, las ventas de vehículos ligeros en México registran caída de 8.4%, con 680,699 unidades, con relación al mismo periodo del año anterior.

La AMDA mantiene la proyección de ventas, escenario bajo de 1 millón 452.000 unidades para el cierre del año, con posibilidades de incrementar hasta un nivel de 1 millón 480,000 unidades si el entorno económico mejora.

“Esperamos un mejor desempeño del mercado en los siguientes meses derivados de la disminución de la inflación. Además que se vislumbra un periodo de transición (de gobierno) ordenado, por lo que disminuyen los riesgos para la economía y el mercado automotor”, destacó Rosales.

[email protected]