Monterrey, NL. General Motors (GM) México observa un 2020 positivo y prometedor. Prevé un punto de inflexión en el crecimiento en ventas domésticas, mientras afirma que se encuentra preparado para cumplir con las reglas más estrictas que marca el inminente Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Para este año, la crisis en la industria automotriz tocará fondo y comenzará su punto de inflexión hacia un crecimiento en ventas, quizá ligeramente superiores al cierre del 2019 (cuando colocó 1.3 millones de unidades), lo que será apoyado en el financiamiento, el ejercicio del gasto público y la llegada de nuevos vehículos para el consumidor, afirmó el presidente y director de GM México, Francisco Garza.

El representante de la armadora número uno en la fabricación de vehículos ligeros en nuestro país aseguró que, con la entrada en vigor del T-MEC, México se fortalece y se mantiene el atractivo para la llegada de nuevos proveedores automotrices.

En entrevista, Francisco Garza sostuvo que “GM está totalmente preparado, tanto en temas de contenido regional, de contenido el concepto de materia prima como aluminio, acero, y obviamente hoy en día estamos listos para la implementación. Esto viene cocinándose desde hace mucho tiempo, y nosotros desde antes tomamos medidas necesarias porque sabíamos que en algún momento se iban a tomar decisiones que pudieran ser más estrictas, y hoy mantenemos ese posicionamiento para seguir produciendo vehículos bajo la nueva regla de libre comercio”.

Aseguró que México aumentará su atractivo con la puesta en marcha del T-MEC, y “se demuestra porque cada vez que volteas y ves nuevos proveedores llegando al país siguen viendo que la producción es importante para un país como México, y creo que México tiene muchos factores para seguir siendo interesante”.

En 2019, GM nuevamente se colocó como el mayor productor, con 864,000 unidades, y líder exportador de vehículos en México, aunado a la fabricación de 1 millón de motores y más de 1 millón 800,000 transmisiones.

El compacto Chevrolet Onix, ensamblado 100% en San Luis Potosí, llega al mercado mexicano a fortalecer la plataforma de producción nacional, y a la que se apuesta por el gran volumen de ventas de unidades que puede aportar.

En el marco de la presentación del nuevo vehículo de Chevrolet Onix 2021, Francisco Garza sostuvo que el compacto busca posicionarse como favorito de los consumidores mexicanos con la tecnología y conectividad que ofrece OnStar, como en su momento lo hizo Aveo. “Le va a inyectar una vitalidad adicional a la marca”, sostuvo. El CEO comentó que la industria automotriz es cíclica, y que, si bien ya se vivió una caída en ventas durante 32 meses consecutivos, ahora se presentan factores macroeconómicos que permiten prever que el panorama cambiará de manera positiva.

Garza destacó que “aunado al crecimiento económico que se espera de entre 1 y 1.2% del PIB, creemos que pueden hacer que ya no exista una caída, sino que se mantenga una industria muy similar y que incluso pueda crecer algo”. “Estamos iniciando un nuevo periodo dentro de este periodo cíclico y esperamos que empiece a rebotar un poco la industria, y como quiera 1 millón 350,000 unidades o 1 millón 400,000 sigue siendo una industria muy atractiva para el país, aunque tiene un potencial mucho más alto, que nosotros pensamos debe andar rondando 1 millón 800,000 o 2 millones”, afirmó.

[email protected]