La venta de vehículos nuevos en México ligó 11 meses en caída en abril pasado, al comercializar 109,265 unidades, 4.6% inferior a la cifra reportada en el mismo mes del 2017; aun así aligeró su contracción respecto a los meses previos.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) informaron que la desaceleración en la comercialización de autos corresponden a factores como la disminución de consumidores con potencial para acceder al financiamiento, como resultado de un menor poder adquisitivo que se derivó del incremento inflacionario y el encarecimiento del financiamiento a través de las tasas de interés.

Guillermo Rosales, director de la AMDA, sostuvo que también se encuentra presente la incertidumbre del escenario electoral en el país y la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte. Nissan, la principal marca de volumen en ventas, registró un descenso de 17.9% en su comercialización, al pasar de 27,437 a 22,534 autos en abril; le siguió Volkswagen cayó 11.7%, de vender 17,228 unidades a 15,219; Ford sigue su racha negativa al descender 9.9% de 5,955 a 5,364 vehículos.

En contraste, las automotrices que le dieron respiro a las ventas de ligeros son Hyundai, al crecer  40.5% en abril; Mazda aumentó 9.6%, y KIA mantiene incremento de 4.1 por ciento.

En el acumulado, se registraron 446,494 vehículos ligeros vendidos, que se traduce en una caída de 9.4% con relación al acumulado del mismo periodo del año. Rosales estimó que hacia el segundo semestre del año es probable que se frene el ciclo de caída.

[email protected]