La industria automotriz tocó nuevo record en octubre pasado, al vender 137,383 vehículos ligeros en el mercado mexicano, cifra que se ubica como la más alta para un mismo mes, mientras que es la segunda más alta en toda la historia del sector, sólo debajo de 160,663 unidades que colocó en diciembre del año pasado.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la ventas durante octubre crecieron 14.6% anual, una desaceleración respecto del alza de 18.1% en septiembre.

A decir de los representantes de los organismos privados y las mismas marcas, el crecimiento de las ventas automotrices sorprende , pero lo que es un acierto es el aumento del crédito automotriz que todavía no llega a su nivel máximo, por lo que aún se espera una mayor comercialización de unidades nuevas. El sector automotor prevé que el mercado mexicano adquiera 1.6 millones de unidades al cierre de este año.

En lo que va del año, KIA ha crecido 600.1%, al pasar de 46,622 a 6,659 unidades; seguido por Jaguar, con 58.2% (de 141 a 223 unidades); luego Hyundai, con 40.8% (de 21,026 a 29,595 autos); Mercedes-Benz, con 31.4%(8,495 a 11,166), y Renault, al aumentar 28.2% (de 18,645 autos a 23,907).

lgonzalez@eleconomista.com.mx