Las ventas de vehículos nuevos en Brasil cayeron en el 2016 por cuarto año consecutivo y se ubicaron en 2.05 millones de unidades, su peor nivel desde el 2006, informó la Federación Nacional de Distribuidores de Vehículos (Fenabrave).

Las ventas, medidas por el número de matrículas expedidas, cayeron 20.19 % en comparación con el 2015, cuando se vendieron en el país sudamericano 2.5 millones de automóviles, camionetas, utilitarios, camiones y autobuses, informó EFE.

Las ventas de autos ya habían caído 26.5 %, en el 2015, a consecuencia de la grave recesión que enfrenta Brasil desde hace dos años y que provocó un fuerte incremento del desempleo (hasta 12.1 millones de trabajadores) y desplomó la renta y el consumo.

La economía brasileña se contrajo 3.8 % en el 2015, cuando registró su peor resultado en 25 años y, según las últimas proyecciones, se encogió otro 3.5 % en el 2016, con lo que hiló dos años seguidos de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930.

Pero para el sector automotor la crisis comenzó antes, ya que las ventas han caído año a año desde el récord de 3.8 millones de vehículos vendidos en el 2012.

Cabe destacar que Brasil llegó a ser el cuarto mayor mercado de automóviles del mundo en el 2010 y en el 2016 cayó para el décimo lugar.

Las mayores caídas de ventas fueron las de autobuses (-32.9 %) y camiones (-29.9 por ciento). La reducción para automóviles y vehículos utilitarios fue de 19.8 por ciento.

La Fenabrave, sin embargo, espera una ligera recuperación el próximo año y que las ventas de automóviles y utilitarios crezcan 2.4%, hasta los 2,034 millones de unidades, y las de camiones y autobuses 3.15 %, hasta 65,950 unidades.

Según las proyecciones de la entidad, la tasa de crecimiento de las ventas de vehículos en el 2017 superará la de la propia economía brasileña, ya que los economistas prevén un crecimiento del 0.8% este año para el país sudamericano.