Querétaro, Qro. La venta de automóviles nuevos en el 2017 podría descender hasta 5% en comparación con la facturación del año pasado, anticipó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

El presidente de la AMDA, Guillermo Rosales Zárate, explicó que el 2017 ha mostrado un ritmo contrario al creciente dinamismo que se reportó en los años anteriores, cuando crecían a doble dígito. En el 2015 el crecimiento fue de 19%, mientras que, en el 2016, el alza fue de 18.6%, ambos periodos representaron récord de ventas.

Tan sólo en el lapso enero-octubre, la caída de las ventas de automotores en México fue de 2.1%, en comparación con igual periodo del 2016.

En enero-octubre se comerciaron 1 millón 230,166 unidades en territorio mexicano. En octubre se hilaron cinco meses de descenso en la facturación de vehículos, con una caída de 10.2 por ciento.

“El mercado mexicano de vehículos nuevos ha venido presentando una desaceleración ya significativa a lo largo de los últimos meses. Debemos recordar que durante el 2015 y 2016 fueron dos años en los que obtuvimos importantes crecimientos”, declaró el titular de AMDA.

La contracción que presenta la comercialización de autos es causa de factores tanto internos como externos, expuso el presidente. A mediados del mes pasado, la AMDA situaba su pronóstico de ventas al cierre del 2017 en -1.5%, pero la caída de 10.2% en comercialización de octubre influyó en el deterioro del pronóstico para el cierre del año.

Entre los factores que han afectado está la discusión de la política internacional, la incertidumbre que reportaron los mercados financieros en los primeros meses del año, el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca así como los efectos de las políticas económicas nacionales, desde los efectos que tuvo la liberación en el precio del combustible en la inflación y el incremento en la tasa de interés de referencia.

Pese al alza de la tasa de referencia, dijo que no ha habido un incremento significativo en las tasas de intereses en la compra de vehículos, dado que ha pasado de 12% en el 2015 a un promedio de 13.8% en el presente año.

Sin embargo, analizó que el incremento se ha reflejado en las tarjetas de crédito y tarjetas de crédito departamentales, lo que tendría un impacto final en el nivel adquisitivo y disponibilidad de recursos de los compradores, resultando en que no sean aptos para calificar en un crédito para automóvil.

A nivel nacional, la AMDA estima concluir el 2017 con la venta de cerca de 1 millón 550,000 automotores, sin que esto implique colocar a la industria en un terreno de crisis, aseveró Rosales Zárate.

La desaceleración reportada en el año en curso superó las expectativas a la baja del sector, puesto que se vaticinaba una retracción en el ritmo de crecimiento, pero aun así se prevería un crecimiento de 5%, indicador que se ha revertido en una caída para el mercado automotor. “Haber expandido nuestras ventas durante un bienio de forma tan relevante (en 2015 y 2016) hacía predecible que para 2017 la tasa de crecimiento disminuyera de manera importante, porque nuestra base de comparación estaba muy alta”, pronunció. La estimación inicial en el 2017 proyectaba cerrar con 1.7 millones de unidades vendidas.