Este mes se vence el plazo para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) solicite al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) la cesión de derechos de su red de telecomunicaciones a Telecomunicaciones de México (Telecomm).

En mayo pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la de Energía (Sener) firmaron un Memorándum de Entendimiento para la cesión, por parte de la CFE hacia Telecomm, del título de concesión que actualmente ejerce para instalar, operar y explotar una red pública de telecomunicaciones.

Desde la fecha de la firma del memorándum, el 28 de mayo pasado, se fijó un plazo de aproximadamente 205 días para que concluya el proceso.

De acuerdo con la SCT, con la firma del memorándum inició formalmente la ampliación de la red troncal de telecomunicaciones que servirá para aumentar la penetración de los servicios de casi telecomunicaciones.

La red nacional de fibra óptica de CFE es, actualmente, la segunda red de transporte de datos más importante del país, la cual, deberá ampliarse para formar una robusta red troncal de telecomunicaciones de cobertura nacional.

Así, la CFE deberá transferir a Telecomm los recursos, equipos, sistemas, tecnología y conocimientos necesarios para la operación y explotación de la red pública de telecomunicaciones; acordar el acceso efectivo y compartido a la fibra óptica, equipos de telecomunicaciones, sistemas, derechos de vía, torres, postería, edificios e instalaciones.

Una vez que presenten la solicitud al regulador, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) deberá dar la autorización, y establecer los lineamientos bajo los cuales operará la red troncal que utilizará la red nacional de fibra óptica de la CFE; su plazo será hasta marzo del 2015.

El Instituto deberá definir las obligaciones de cobertura de la red troncal, las reglas que permitan asegurar condiciones de neutralidad a la competencia para la prestación de servicios y las atribuciones otorgadas a Telecomm.

El siguiente paso será iniciar un proceso de licitación para la operación de esta red, de manera que pueda participar capital público y privado.

La red troncal proveerá servicios a los operadores de telecomunicaciones, en el caso de los operadores de cable, que actualmente carecen de una oferta de infraestructura de transporte que les permita competir en otros servicios.

Estimaciones de la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones apuntaban a que con la Red Troncal cerca de 10 millones de hogares, unos 50 millones de ciudadanos, podrían contar con más alternativas de banda ancha y telefonía.

[email protected]

mfh