Más de 2,000 millones de dólares dejará este año la reactivación del sector del plástico para la industria automotriz, destacó el presidente del Instituto Mexicano del Plástico Industrial (IMPI), Rafael Blanco Vargas.

Dijo que la industria del plástico producirá más de 200,000 toneladas en las diversas variedades de autopartes al concluir 2010, luego de que a principios de año los pronósticos no eran halagadores para el sector.

Las reactivaciones de las plantas armadoras de automóviles, tanto en México como en el mundo, modificaron para bien la perspectiva del sector del plástico que tendrá un repunte este año ante la demanda de componentes para esa industria.

El directivo refiere que el año pasado alrededor de 100 fabricantes de componentes de plástico para la industria automotriz se encontraban en quiebra técnica debido a la caída en la producción de automóviles, tendencia que, dijo, se revierte poco a poco.

Con esta proyección se estima que la industria mexicana del plástico en general cierre 2010 con una producción equivalente a los 22,000 millones de dólares, un crecimiento superior al 10% en la segunda mitad de este año.

De acuerdo con un comunicado del IMPI, el sector del plástico en México se integra de más de 3,500 empresas, de las cuales el 90% son micros, pequeñas y medianas empresas, y generan 150,000 empleos y 20,000 millones de dólares.

Este año habrá un crecimiento promedio de 12% en el consumo de plástico en sus 12 sectores, con una producción nacional de 5 millones de toneladas aunque, aclaró Blanco Vargas, el país importa alrededor de tres millones de toneladas más.

El directivo pronostica una ligera recuperación de la industria que permitirá sopesar las pérdidas de rentabilidad de 2009, cuando a pesar de que creció en 1.0% el volumen de producción, con cinco millones de toneladas en sus diferentes derivados, registró pérdidas en ventas de 30 por ciento.

Aunque el panorama mejora en el sector del plástico para la industria automotriz, advierte que la fuerte competencia con proveedores extranjeros traerá como consecuencia bajos márgenes de ganancia e incluso nula en algunos casos, ya que varias empresas consideran vender sus automóviles a precios de producción.

Rechazan TLC con Brasil

Blanco Vargas se manifestó además en contra de un acuerdo comercial con Brasil, ya que en el caso del sector del plástico colocaría a los industriales en una situación adversa, porque México tiene un atraso de 20 años respecto a la tecnología que ha logrado desarrollar ese país sudamericano.

Al referirse a la industria de consumo del plástico como son artículos del hogar, juguetes y zapatos, expuso que está amenazada por las importaciones de Asia, y ahora de Centro y Sudamérica, en especial de Brasil.

En tanto, el sector de la construcción mantiene una calma estable y se pierde rentabilidad ante el alza de precios, con lo que se afecta a los rubros de tubería de plástico, contenedores de agua y paneles.

El sector del envase y empaque crece por el mayor consumo interno de las tiendas departamentales y de autoservicio, pero las medidas contra el uso de bolsas de plástico amenaza a más de 100 empresas con un deterioro de la planta productiva y el peligro de cierre.

Entre otros apoyos, el sector demanda flexibilidad en el pago de impuestos por trimestre, ya que el pago mensual afecta altamente la liquidez de las empresas, así como apertura de la banca con créditos para modernizar la planta productiva que tiene un atraso, en el caso del plástico, en equipos promedio de 15 años.

apr