Para los industriales y manufactureros de Nuevo León, la aplicación de aranceles por parte de Estados Unidos a 429 fracciones referentes al acero y aluminio a varios países, entre ellos México, atenta contra la apertura comercial y la integración de las cadenas de proveeduría entre México y EU. Prevén que las empresas verán reducida su rentabilidad, se incrementarán los precios finales y se frenarán los planes de inversión.

“Esta medida constituye un atentado a la apertura comercial y a la integración de importantes cadenas de proveeduría entre México y Estados Unidos. Dichas afectaciones para nuestro país equivalen a alrededor de 43.5% de las exportaciones totales de productos del acero y 23% del aluminio”, estimó la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra).

Por su parte, el presidente de la Asociación de Maquiladoras y Manufactureras de Exportación de Nuevo León (Index), Eduardo Elizondo Williams, afirmó que estas medidas afectarán a los manufactureros y transformadores de ambos países, quienes no podrán reflejar los aranceles en sus precios, por lo que en el corto plazo verán reducida su rentabilidad.

En el mediano y largo plazo la medida incrementará los precios de los productos finales que pagarán los consumidores de los dos países.

Al Clúster Automotriz Laguna le afecta esta medida porque son grandes consumidores de acero y aluminio, pues tienen empresas de manufactura de autopartes y ensamble de vehículos, dijo José Luis Hotema De Santiago, presidente del Clúster. Sin embargo, dijo, esta cadena de suministro trasladará sus costos al consumidor final.

La Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC) en Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito indicó que “si el gobierno de Estados Unidos impone a México aranceles, el sector de la construcción se verá afectado, debido a que se trata de un insumo fundamental para su actividad”.