La desaceleración en el dinamismo de la actividad productiva durante los primeros meses del 2011 podrían poner en riesgo las expectativas de crecimiento económico de México para los que resta del año, advirtió el sector privado.

Lo anterior, aumenta la preocupación de los analistas del sector empresarial debido a que se percibe que la economía de los Estados Unidos muestra un dinamismo menor al esperado, lo cual ha propiciado que podría requerirse mucho más tiempo para poder recuperar sus niveles previos a la crisis.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) expresó que si bien existe la perspectiva de que en el segundo trimestre del año la economía repuntará, también está la posibilidad de que dicha mejora no sea suficiente para sostener los pronósticos que apuntan a un avance cercano, o incluso según algunas opiniones, superior a 5 por ciento.

Es por ello que se debe insistir en la necesidad de fortalecer al actividad interna con el objetivo de evitar que el ritmo de crecimiento mantenga ésta tendencia a la baja que reporta en los primeros meses del año. Ya hemos dicho que depender de lo que pase en el exterior, en especial en la economía estadounidense, nos seguirá condenando a niveles de crecimiento insuficientes para elevar el bienestar de la población , alerta.

El organismo privado aglutinado en el CCE resaltó la insistencia de las autoridades en afirmar que la actividad económica del país seguía creciendo a un ritmo elevado, cuando la evolución de los indicadores disponibles parecía mostrar un comportamiento más moderado.

Pero cuando el INEGI dio a conocer los resultados de la evolución de la economía en el primer trimestre del año, los que no fueron tan optimistas como se había previsto. Incluso, mientras que las autoridades hacendarias habían anticipado que el PIB crecería a una tasa anual de 5%, las cifras revelaron que el avance fue de 4.6% durante los tres primeros meses.Para lograr un crecimiento sostenido, es indispensable estimular la inversión y el desarrollo tecnológico, lo que también debe ir acompañado de un entorno de certeza jurídica en los derechos de propiedad, un ambiente fiscal idóneo para invertir y la facilidad de financiamiento, dijo el CEESP

[email protected]

APR