Un conflicto con dos de sus proveedores obliga a Volkswagen (VW), líder europeo del automóvil, a interrumpir parte de su producción y a reducir el tiempo de trabajo de unos 28,000 empleados en Alemania, según informó este lunes.

El constructor alemán, que mantiene desacuerdos con estos proveedores de material, implementó desde el 18 de agosto y hasta fin de mes "medidas de ajuste (del tiempo de trabajo) que van hasta el desempleo parcial", según indica en un comunicado.

NOTICIA: En 11 años, VW aumentó el salario un promedio de 4.5%

Unos 27,700 trabajadores de seis fábricas alemanas están implicados, entre ellas los de la sede en Wolfsburgo. Esas fábricas producen algunos de los modelos más populares del grupo, entre ellos los Passat o los Golf.

El conflicto se produjo después de que dos proveedores de piezas de las cajas de cambio y fundas de asientos detuvieran sus suministros.

Las suministradores en cuestión, ambos propiedad del grupo Prevent (a su vez filial de un grupo de Bosnia), alegan que VW incumplió varios contratos sin previo aviso o compensación, lo que no les dejó otra alternativa que suspender las entregas para proteger sus negocios.

El caso está ante los tribunales alemanes. "Aunque el tribunal de Brunswick dictó un requerimiento temporal para que los proveedores reanuden las entregas, éstos no han cumplido con esta obligación" indica VW en un comunicado.

Los proveedores, por su lado, han recurrido esta decisión judicial. Ambas partes, que ya negocian desde el sábado una salida al conflicto, retoman este lunes sus negociaciones.

NOTICIA: Volkswagen destrona a Toyota como el rey de las ventas

Volkswagen, debilitado por el costoso escándalo de los motores diésel trucados, exigió recientemente a sus proveedores concesiones sobre los precios por varios miles de millones de euros, según el diario Handelsblatt.

El diario económico alemán citaba el viernes a un portavoz del grupo Prevent, que aludía a "las condiciones inaceptables que VW impone a sus proveedores".

erp