Puebla, Pue. LA AUTOMOTRIZ alemana Volkswagen anunció su nuevo proyecto de inversión en México para los próximos tres años, por 1,000 millones de dólares, en los que construirá una planta de motores que abastecerá a la planta de Puebla y al mercado estadounidense, además de la modernización de la fábrica.

Jochem Heizmann, miembro del Consejo Ejecutivo de Volkswagen AG, dijo que las inversiones generarán 2,000 empleos, la mitad directos, ya que, además de la planta de motores, se modernizará la planta para la producción del sucesor del Beetle a partir de la segunda mitad del 2011.

Durante la presentación del auto Bicentenario, el nuevo Jetta, el empresario alemán afirmó, ante el presidente Felipe Calderón, que México representa para la empresa un sitio atractivo para continuar con la expansión de negocios en el futuro, por lo cual demandó al Ejecutivo federal controlar el ingreso de autos usados procedentes de Estados Unidos, que representan un obstáculo para las ventas internas.

El Primer Mandatario felicitó a los alemanes por invertir en México, sé también que es una buena decisión de negocio y por ello, expresó que su gobierno trabaja en la norma internacional para regular los autos usados.

Por su parte, Otto Lindner, presidente del Consejo Ejecutivo de Volkswagen de México, informó que la automotriz supo sortear la crisis económica del 2009 y después de producir 325,000 vehículos el año pasado, la meta del 2010 será crecer 35% y alcanzar 430,000 unidades en Puebla.

De esta forma, en lo que va del año se han contratado 500 nuevos colaboradores y de continuar la buena demanda en los mercados de exportación, se crearán otros 500 empleos.

Inversiones anteriores

Ayer, el consorcio alemán terminó de concretar su inversión por 1,000 millones de dólares anunciada en el 2008, con la edificación del nuevo segmento poniente de la planta automotriz en esta ciudad para el desarrollo del nuevo Jetta, el cual será introducido al mercado nacional en los próximos días, además será producido para el mundo. Se trató de la mayor inverisón, pues en el periodo 1995-1997 invirtió 500 millones de dólares.

Lindner declaró al nuevo vehículo como una aportación especial de Volkswagen a la celebración del Bicentenario en México, puesto que 70% de las partes es de proveedores mexicanos. El auto está integrado por una cantidad sin precedentes de partes desarrolladas y diseñadas por los más de 900 ingenieros mexicanos en el Área de Desarrollo Técnico de Puebla.

[email protected]