La empresa mexicana Proyectos y Construcciones Urisa se adjudicó la licitación para realizar la ingeniería a detalle y construcción de subestaciones y acometida Eléctrica para el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que es la primera de carácter público e internacional que se concluye.

La propuesta económica ganadora fue de 1,114 millones 845,394 pesos con 31 centavos (sin incluir IVA) y fue la menor de las tres que recibió el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).

Los trabajos deberán iniciar el próximo 9 de septiembre y terminar el 7 de diciembre del 2018, lo que representa poco más de 800 días, 250 más de los referidos inicialmente.

En la parte final de proceso, la constructora dirigida por Guillermo Uribe compitió con la española Isolux Corsán y el consorcio integrado por Avanzia Instalaciones, Control y Montajes Industriales de México e Iberoamericana de Hidrocarburo.

Durante el proceso de licitación, que inició en diciembre del 2015, también mostraron interés los grupos extranjeros Siemens, Abengoa y FCC Industrial.

De acuerdo con la información del GACM, Siemens solicitó una prórroga para entregar sus propuestas técnicas y económicas porque consideró que el tiempo otorgado para el sondeo de mecánica de suelos era reducido; sin embargo, no tuvo éxito.

Sobre los plazos establecidos en el concurso, Proyectos y Construcciones Urisa también se manifestó y, ante la cantidad de información que se les fue entregada, solicitó atentamente una prórroga de por lo menos 15 días para la presentación de ofertas y poder entregar una propuesta más competitiva .

El GACM no accedió y reiteró la fecha fijada: 15 de agosto. Pese a ello, la constructora mexicana fue seleccionada.

Los trabajos a realizar

La empresa adjudicada construirá e instalará el equipo de alta tensión, para suministrar la energía eléctrica para todas las instalaciones del nuevo aeropuerto, que incluye el edificio terminal, la torre de control, los edificios de apoyo, los sistemas de ayudas visuales y para la navegación aérea, entre otras actividades, y su labor se mantendrá de manera independiente a los procesos de construcción de las primeras dos pistas y los edificios referidos.

De acuerdo con el GACM, la documentación de Proyectos y Construcciones Urisa fue evaluada con el apoyo de la Gerencia del proyecto (Parsons), el grupo de expertos del GACM y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), bajo la atención de un testigo social designado por la Secretaría de la Función Pública.

Cabe destacar que la empresa adjudicada presentó, entre otros documentos, 44 contratos para la construcción de subestaciones y líneas de transmisión eléctricas de alta tensión con la CFE, con lo cual demostró su experiencia en la materia , se informó.

Energía para el aeropuerto

Las subestaciones y acometida eléctricas incluyen un sistema de extinción de incendios, transformadores trifásicos, una planta generadora para alimentación de respaldo de los servicios generales del NAICM y la sala principal de control. Además del alumbrado exterior e interior, sistemas de aire acondicionado y de cables de potencia y sus accesorios, equipos de protección, control, medición de energía, de comunicación, instalación de fibras ópticas y sus respectivos herrajes y accesorios, sistema de puesta a tierra por conexiones especiales, señalización y material de repuesto conforme a las normas referidas.

Una firma mexicana

Con un capital 100% mexicano, Proyectos y Construcciones URISA se fundó en 1984 con el interés de desarrollar infraestructura en general. No obstante, en los últimos 15 años se ha especializado en el sector de electricidad; tiene como sus principales clientes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Su especialidad es el desarrollo de subestaciones eléctricas, líneas de transmisión y plantas de bombeo.

La firma tiene como política participar de manera individual en las licitaciones, como lo hizo en el proceso que se adjudicó.

[email protected]