El sector industrial del país determinó que la política de desarrollo industrial requiere de la reforma laboral y la hacendaria para apuntalar el crecimiento de México y fortalecer el mercado interno.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) afirmó, a través de sus conclusiones de la Reunión Anual de Industriales (RAI) que la apertura comercial careció de una política industrial de largo plazo que fortaleciera a los sectores productivos, con lo cual, el crecimiento de los últimos 25 años no apuntala hacia un desarrollo vigoroso del país.

Refirió que la necesidad de la reforma hacendaria se basa en el impulso de la legalidad, tanto en el mercado interno a través del fomento a la economía formal, y ampliar la base de contribuyentes, así como en materia de comercio exterior para combatir prácticas como subvaluación y contrabando, que deterioran la competitividad de las empresas. Además del problema de tarifas eléctricas altas.

La reforma laboral debe de contener incentivos fiscales que otorguen estímulos para la generación y permanencia de las empresas, que permitan adquisición de nuevas tecnologías, inversión en innovación y esquemas de capacitación.

[email protected]