Los distribuidores de gas licuado de petróleo (LP) del país se manifestaron por un cambio en las políticas regulatorias de este combustible puesto que hoy en día se reportan cuatro tomas clandestinas mensuales en los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), junto con un alcance de 30% del consumo energético nacional con base en leña, un menor precio de referencia internacional al estipulado por el gobierno federal y un aumento de distribuidores piratas en el país que rebasa el ámbito de supervisión de la Secretaría de Energía (Sener).

Francisco Hernández, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP (ADG), aseguró que esperan que la nueva administración contemple al fin la aportación al bienestar de la población y la penetración real con que cuenta el LP: 70% de los hogares lo utilizan como combustible primario; con base en las perspectivas de la Sener, recordó que la principal competencia del LP no es el gas natural sino la leña, que ya alcanza un 30% del consumo total energético del país, lo que revela un grave indicador de pobreza que el gobierno debe erradicar.

"Pedimos que nos liberen el mercado en zonas donde la Comisión Federal de Competencia ha detecado que existe suficiente oferta, mientras que puede abrirse la importación en donde sea conveniente y se puede mantener a Pemex como un jugador más, lo que incentivaría la inversión de privados y reduciría las tarifas ante la dinámica del mercado", dijo en entrevista.

Además, pidió seriedad en las acciones respecto al mercado ilícito de este combustible en el combate al robo en ductos de Pemex que, según la propia empresa, alcanza las cuatro tomas clandestinas mensuales, y una política de supervisión que incluya sanciones a la distribución pirata que ha rebasado a la propia Sener, incapacitada para verificar el funcionamiento de las 980 plantas almacenadoras y 800 puntos de venta en la república y que recibirá un recorte presupuestario, lo que hace pensar que deben nombrarse otros supervisores de la situación.

Finalmente, recordó la coyuntura de precios actual en la que gracias a la sobreoferta de gas en Estados Unidos ha bajado la referencia Mont Belvieu a la que se indexa México hasta ser más barato que la tarifa para el LP estipulada por la Secretaría de Hacienda, lo que vuelve necesario que se implemente al fin la directiva tarifaria -aprobada desde el 2007- que contemple la inflación y las condiciones del mercado al menos de forma trimestral, como ocurre con el gas natural.

[email protected]