El Sindicato Nacional de Controladores de Tráfico Aéreo (Sinacta) señaló que México necesita alrededor de 300 controladores para abastecer el número de operaciones que enfrenta actualmente la industria aérea; sin embargo, el panorama no es alentador y podrían pasar hasta veinte años antes de que se concrete esta meta.

“En primer lugar, la matrícula de controladores más experimentados están solicitando su jubilación por la edad y por motivos de salud y no hay personal nuevo que lo sustituya”, explicó José Alfredo Covarrubias, secretario general de Sinacta.

Según los reportes de Medicina Preventiva del Transporte, institución encargada de monitorear la salud de los profesionistas en aviación, los principales padecimientos que motivan la jubilación de controladores son: infartos, estrés prolongado y en menor medida, embolias.

Entre enero y abril del 2019, cerca de 20 controladores iniciaron sus trámites de jubilación, de acuerdo con datos de Servicios a la Navegación de Espacio Aéreo Mexicano (Seneam). “Algunos compañeros con más edad ya no soportan el estrés como cuando eran jóvenes y prefieren irse antes de ocasionar algún problema de seguridad en su estación de trabajo”. expresó Covarrubias.

Aunado a ello, el organismo no consigue estabilizar el número de jóvenes postulantes para alcanzar la meta de abastecimiento deseada, la cual incluye no sólo remplazar a los controladores que se retiran, sino también para alcanzar la meta de 300 controladores que necesita la industria nacional.

Seneam imparte los cursos de Formación para Controlador de Tránsito Aéreo Clase III con capacidad de Radiotelefonista Aeronáutico Restringido Internacional y Meteorólogo Aeronáutico Clase I para que los alumnos que concluyan el plan de estudios puedan incorporarse a trabajar dentro de la organización.

Entre el 2012 y el 2016, de 340 estudiantes que ingresaron a la carrera, cerca de 159 concluyeron e iniciaron pruebas para obtener una estación de control en Seneam, sin que esto garantice que la obtengan.