Es necesario apresurar los cambios que se requieren para fortalecer el mercado laboral, a fin de generar empleos de calidad y dejar de depender del exterior, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su publicación semanal 'Análisis económico ejecutivo', señala que aunque este mercado muestra mejoría por los empleos generados tras la crisis económica, la calidad de éstos no ha sido la mejor.

'La necesidad de sentar las bases para la generación de empleos de calidad no puede esperar, de lo contrario seguiremos dependiendo del exterior en muchos aspectos', advierte.

En mayo pasado, las remesas familiares que entraron al país sumaron dos mil 128.05 millones de dólares, con un avance de 12% respecto igual mes de 2009, y su mayor alza desde octubre de 2006.

El organismo de investigación del sector privado expone que en principio lo anterior parece una buena noticia para México pues las remesas, que son la segunda fuente de recursos del país, se fortalecen como consecuencia de un mejor entorno laboral en Estados Unidos.

Sin embargo, lamenta, la dependencia que tiene el país del exterior nos sigue poniendo en un rango de vulnerabilidad importante, pues de estos recursos también depende en buena medida la recuperación del mercado interno.

Esto no se logrará mientras no exista la capacidad de generar los empleos de calidad que requiere la población, lo que seguirá propiciando que un mayor número de mexicanos busquen nuevas oportunidades en el exterior, principalmente en Estados Unidos, estima.

Cifras de la Encuesta Nacional de Empleo indican que entre el primer trimestre de 2009 y el mismo periodo de 2010, la población ocupada del país se incrementó en 718,144 personas.

Sin embargo, precisa el CEESP, el mayor aumento se registró en aquellos puestos de trabajo que tienen ingresos hasta tres salarios mínimos, mientras que los rangos de más de tres salarios mostraron importantes bajas.

Asimismo, mientras que la población ocupada con acceso a servicios de salud disminuyó en 128,000 personas, los puestos de trabajo sin esta prestación se incrementó en casi 840,000.

El organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) considera que la informalidad es otro rubro que refleja en buena medida el deterioro de la calidad del empleo, segmento al que se integraron 365,000 personas durante el mismo periodo.

apr