Dallas.- La aerolínea estadounidense United Airlines se esforzaba hoy por contener una ola de críticas y publicidad negativa, que estalló luego que se virilizaran en redes sociales varios videos de la expulsión de un pasajero de su asiento, quien fue arrastrado por guardias de seguridad.

La expulsión ocurrió para permitir que un miembro de la tripulación ocupará el lugar del pasajero en un vuelo que cubría la ruta de Chicago a Louisville, Kentucky, y que había sido sobrevendido el domingo, en el Aeropuerto Internacional O'Hare de Chicago.

Los videos del incidente han sido vistos más de un millón de veces en las últimas 24 horas, y el presidente y director ejecutivo de la aerolínea, Óscar Muñoz, dijo que es un evento molesto para todos nosotros aquí en United".

"Me disculpo por tener que reacomodar a estos clientes, nuestro equipo se mueve con un sentido de urgencia para trabajar con las autoridades y llevar a cabo una revisión detallada de lo que pasó", dijo Muñoz en un comunicado.

NOTICIA: Avianca mantendrá control tras alianza con United

Muñoz afirmó que la aerolínea hace todo lo posible para contactar al pasajero para "tratar de resolver esta situación".

Uno de los videos del incidente muestra a un hombre que grita mientras varios agentes de seguridad lo sacan a tirones de su asiento, y luego es arrastrado por el pasillo de la aeronave, con las gafas torcidas y la camisa doblada sobre el abdomen, mientras una mujer grita a uno de los guardias: "Oh, Dios mío, mira lo que le hiciste".

El agente de seguridad que sacó al hombre de su asiento fue suspendido este lunes, "en espera de una revisión exhaustiva de la situación", dijo el Departamento de Aviación de Chicago en un comunicado.

"El incidente en el vuelo 3411 de United Express no estuvo de acuerdo con nuestro estándar de procedimiento operativo, y las acciones obviamente no son aprobadas por el departamento", indicó la dependencia en el comunicado.

NOTICIA: United Airlines niega pláticas con Interjet para compra de acciones

United confirmó que varios pasajeros fueron obligados a dejar sus asiento para miembros de las tripulaciones que necesitaban trabajar en los vuelos que salían de Louisville. "Si no hubieran llegado a su destino a tiempo, eso habría molestado a muchos más clientes", explicó el vocero de United, Charlie Hobart.

El vuelo de United Express era operado por Republic Airways, una de las aerolíneas contratadas por United para cubrir vuelos regionales, y los cuatro miembros de la tripulación que fueron acomodados eran empleados de la Republic, dijo Hobart.

mfh