El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos lamentó que el 43% de las empresas en el país haya sido presa de la delincuencia, cifra alarmante que indica la urgencia de la reforma del Estado de Derecho como prioridad.

De acuerdo con encuestas de victimización y violencia, tenemos una tasa de casi 29,000 delitos por cada 100,000 habitantes, y en el ámbito productivo, un 35% de las empresas de Coparmex, afirman que son víctimas de delitos.

El líder del sector patronal afirmó que dentro de los retos que enfrenta el país, el más apremiante es el fortalecimiento del Estado de Derecho.

En específico consideramos, dijo, poner atención prioritaria en la erradicación de la corrupción. La mejoría en la seguridad pública, personal y patrimonial y el combate a la impunidad.

En su mensaje la Señal Coparmex, De Hoyos dijo que persiste la ausencia de credibilidad en las instituciones en México, efecto determinante en los bajos niveles de productividad y crecimiento económico, y detona un desencanto con la democracia como medio eficaz para ordenar la convivencia social.

Para los patrones del país la ruta de acción es clara: combatir las resistencias que han impedido la completa instalación del Sistema Nacional Anticorrupción.

“Es tan impostergable que en el Senado de la República se nombre el Fiscal Anticorrupción, como que sean designados los Magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa que juzgarán las faltas graves en materia de corrupción”, expresó.

También, el presidente de Coparmex urgió la necesidad que se apruebe una reforma a la Ley General de Seguridad Pública, que después de un difícil proceso de consenso en el Senado de la República, fue desechada inexplicable de forma íntegra por la Cámara de Diputados.

erp