Ultravisión S.A. de C.V. consiguió una autorización del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para hacer una cesión de diez títulos de concesión de espectro en la banda de los 2.5 Gigahercios a favor de Radiomóvil Dipsa S.A. de C.V., empresa controlante de la marca Telcel.

El regulador consintió la operación hace dos semanas, el miércoles 21 de agosto, en su decimoctava sesión ordinaria del año. Las compañías fueron contactadas para conocer más detalles del asunto, aunque, de momento, Telcel no ha emitido comentarios, mientras que Ultravisión envió una escueta comunicación a este medio:

La cesión de las diez concesiones responde a un reajuste de frecuencias. Ultranet (marca comercial de Ultravisión) sigue operando y aumentando su cobertura; ahora está en las ciudades de Puebla, Atlixco, Aguascalientes, Morelia, y Toluca”. 

La operación Ultravisión-Radiomóvil Dipsa fue validada por unanimidad de los siete comisionados del pleno que dirige el IFT, cita el acuerdo P/IFT/210819/410.

De esta manera, Telcel se hace con los derechos y obligaciones para explotar las bandas de frecuencias en cuestión para uso comercial en servicios de telecomunicaciones de nueva generación.

Ultravisión cuenta con concesiones que amparan anchos de banda de 30 MHz y de 60 MHz regionales, según cada caso en particular, en los estados de Morelos, Aguascalientes, Puebla, Tlaxcala, Tamaulipas, Guerrero, Veracruz y Zacatecas, en frecuencias que van de los 2500 a 2530 y de los 2620 a 2650 MHz y en otros títulos con señales en los 2515 a 2530 y de los 2635 a 2650 Megahertz.

De 27 títulos disponibles en la banda de 2.5 GHz inscritos en el Registro Público de Concesiones pertenecientes a Ultravisión, entre concesiones de espectro, de red de telecomunicaciones y concesión única, 16 se encuentran extintos o consolidados en otros para una mejor eficiencia para la empresa.

Algunos de esos títulos de espectro vencen su concesión en 2020, 2021 y otros más en el año 2028. Aún no es conocido el monto financiero de la operación entre Ultravisión y Telcel.

Al cierre de diciembre de 2017, último dato disponible, Ultravisión tenía 0.07% de participación de mercado en el negocio nacional del video y 0.14% un año antes. La empresa ha lanzado desde mediados del 2018 un plan de negocios dirigido a crecer en televisión de paga e Internet de banda ancha para expandirse por mercados regionales como el poblano.

En marzo de 2019, Ultravisión, uno de los concesionarios originales de la 2.5 GHz, comenzó a vender un producto de televisión de paga que se mira desde una aplicación para teléfono móvil, computadora o smart TV; también en modalidad de streaming y a través de una suscripción mensual que soporta hasta tres dispositivos conectados simultáneamente.

Ultravisión también oferta 43 canales, entre los de televisión abierta, los restringidos y algunos de éstos con funcionalidades de start over y catch TV, que adicionalmente permiten al usuario un consumo de contenidos más a la carta por un precio general de lanzamiento de cien pesos, que la compañía afirma que puede soportar en tanto que ha realizado una inversión de 100 millones de pesos en esta apuesta de TV de paga y que puede convertirse en doble play combinando su servicio de banda ancha, llamado “Ultranet”. 

Telcel y la banda de 2.5 GHz

Radiomóvil Dipsa comenzó desde el año 2016 a buscar oportunidades de acceder a la banda de 2.5 GHz para construir desde allí nuevos planes de servicio, por aquel un espectro de bondades suficientes para ofrecer productos de valor agregado como Internet móvil de banda ancha y alta velocidad que puede generar grandes volúmenes de negocio para Telcel en zonas urbanas.

MVS Comunicaciones fue la primera alternativa para Telcel, que pagó entonces alrededor de 5,305 millones de pesos por hacerse con los derechos de explotar 60 MHz regionales de 2.5 GHz. MVS era entonces el mayor tenedor de esa banda a lo largo y ancho del territorio nacional.

“El 14 de julio de 2017, (Telcel) adquirió 43 concesiones de títulos para frecuencias de 2.5 GHz, por la cantidad 5,305 millones 498,000 pesos”, escribió América Móvil en la página 168 de su reporte anual de 2017 en idioma inglés.

Lo pagado por América Móvil por ese paquete de frecuencias de 60 MHz representó una cantidad equivalente al 8.0% de sus ingresos totales para el tercer trimestre del año 2017.

Otros concesionarios tuvieron la 2.5 GHz

En noviembre de 2018, otros cinco concesionarios originales de la 2.5 GHz perdieron los derechos de explotación que aún mantenían sobre sus 60 MHz de esa banda, debido a que incumplieron con los compromisos legales y técnicos y con las contraprestaciones establecidas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para desarrollar nuevos servicios inalámbricos fijo/móviles como un Internet de alta velocidad sobre esas frecuencias y para distintas regiones del país.

Los concesionarios habían conseguido una última oportunidad de gracia el 18 de diciembre de 2017 para lanzar al mercado algún producto de nueva generación sobre los 60 MHz de 2.5 que todavía retenían en su poder tras el acuerdo de recuperación parcial de septiembre de 2013, convenido entonces con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Se trata de Tele Comarca S.A. de C.V., Telefutura S.A. de C.V., Sistema TV Digital S.A de C.V.; de los hermanos Esper Cárdenas y de algunas concesiones de Ultravisión, cuya renovación de concesiones y pagos por contraprestación conjunta de sólo esas cinco personas físicas y morales hubiera significado un ingreso de 310.67 millones de pesos a la Tesorería de la Federación, pero sobre todo una cobertura de nuevos servicios para una veintena de ciudades de tamaño medio como Torreón, Cuernavaca, Tampico o Altamira y sus regiones colindantes. 

Con este hecho se abrió también la posibilidad de que los grandes operadores móviles del mercado, Telcel-AT&T-Movistar, pudieran comprar esos 60 MHz regionales en futuros procesos licitatorios; incluso Telcel de América Móvil podría comprar más de esas señales aun siendo el preponderante del sector, pues en acumulación espectral, todavía en 2018, AT&T era el primer tenedor en el país, con aproximadamente el 33% de las frecuencias disponibles asignadas para servicios móviles, contra el 29% de Telcel y el 10% de Movistar.

Ahora, el Instituto Federal de Telecomunicaciones alista un proceso para licitar todas esas frecuencias regionales sobre la banda de 2.5 Gigahercios y un bloque nacional de 1.7/2.1 GHz (AWS) a finales de 2019 y que bautizará como la Licitación IFT-10.