Guadalajara, Jal. El gobernador, Aristóteles Sandoval, dio como plazo un año para conseguir que Casa Jalisco Chicago, ubicada en Estados Unidos, sea autosustentable financieramente y se convierta en un verdadero centro de exposiciones y promoción de la industria y la inversión.

De no lograr el objetivo, cerrará sus puertas definitivamente.

Así lo informó el subsecretario de Finanzas en la entidad, Héctor Pérez Partida, quien dijo que el inmueble, que adquirió la anterior administración encabezada por el panista Emilio González Márquez por 67 millones de pesos, es reconocido por las autoridades hacendarias estadounidenses como una entidad sin fines de lucro, por lo que puede recibir donaciones de distintas instituciones estadounidenses para que sea rentable.

Y es que Casa Jalisco, cuyo objetivo era fortalecer el contacto con los jaliscienses que radican y trabajan en Estados Unidos, además de ofrecerles distintos apoyos y servicios, cuesta al erario 15 millones de pesos anuales para su mantenimiento, pero -acotó el funcionario- había perdido su objetivo y sólo era utilizada como salón de fiestas y eventos sociales.

El objetivo -agregó- es que se convierta en un verdadero promotor de las ventajas competitivas de la entidad para atraer más inversión y detonar nuevos empleos.

Estrategia

Entre otras actividades, el gobierno estatal proyecta rentar el inmueble a la comunidad de jaliscienses asentada en la capital del estado de Illinois, Estados Unidos, como otra fuente de ingresos para su reactivación.

Según Pérez Partida, el gobierno de Jalisco se coordinará con distintas cámaras empresariales, particularmente con el gremio de joyeros, para que contribuyan a reactivar el espacio, con la finalidad de que se convierta en un centro detonador de negocios sin perder su esencia como espacio de gestión social para los migrantes.

promo@eleconomista.com.mx