Las 5,000 empresas multinacionales más importantes han visto revisiones de ganancias a la baja de 30% para el 2020, destacó la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) en un reporte.

Los sectores más afectados incluyen las industrias de energía y materiales básicos (-208% para energía), las aerolíneas (-116%) y la industria automotriz (-47 por ciento).

“La pandemia está afectando a todos los componentes de la Inversión Extranjera Directa (IED). Las inversiones y expansiones de inversiones nuevas (greenfield), así como las fusiones y adquisiciones transfronterizas se están retrasando y, en algunos casos, pueden cancelarse”, informó.

Según la UNCTAD, también la crisis puede tener efectos duraderos en la inversión extranjera con las empresas multinacionales que restituyen parte de sus negocios para hacer que sus cadenas de suministro sean más resistentes.

Las respuestas políticas a la crisis de Covid-19 varían entre países con muchas medidas de apoyo a la implementación o planificación para inversores y sus economías más amplias.

Algunos países están tomando medidas para proteger la infraestructura doméstica y ciertas industrias, particularmente en el sector de la salud.

En otra vertiente, las negociaciones de acuerdos internacionales de inversión, también pueden verse afectadas, mientras el G20, el G7 y otros grupos han emitido declaraciones en apoyo de la inversión y las cadenas de valor mundiales. En opinión de la UNCTAD, la pandemia del Covid-19 causará una “caída dramática” en los flujos de la IED. Las empresas multinacionales, las empresas locales y las inversiones se han visto gravemente afectadas con repercusiones sociales y económicas de gran alcance. Las estimaciones de impacto económico y las revisiones de ganancias de las empresas multinacionales más grandes sugieren que las presiones a la baja sobre la IED podrían estar en el rango de -30 a -40% durante el periodo 2020-2021.

Al mismo tiempo, la pandemia de Covid-19 ha generado desafíos importantes para las agencias de promoción de inversiones (IPAS, por su sigla en inglés), forzándolas a cambiar el enfoque de la promoción y facilitación rutinarias de la inversión hacia la gestión de crisis, la notificación a los inversores de las medidas gubernamentales de emergencia y alivio económico, la provisión de servicios de apoyo a la crisis y contribución a los esfuerzos nacionales de respuesta comercial del Covid-19.

Todo esto se hace mientras las agencias cerraron oficinas, trasladaron funciones en línea y pidieron al personal que trabaje desde casa. La mayoría de las IPAS (64%) han tenido una respuesta rápida a la pandemia y ha tomado medidas para continuar prestando servicios a la comunidad de inversores en línea, de acuerdo con la UNCTAD.

Sin embargo, sólo 19% está llevando su rol de facilitador en línea a un nuevo nivel, a través de la provisión de contenido y servicios integrales en línea relacionados con Covid-19 para los inversores. En general, la incertidumbre sobre la duración y la profundidad de los efectos económicos están alimentando las percepciones de riesgo y volatilidad en los mercados financieros y la toma de decisiones corporativas.

rmorales@eleconomista.com.mx