Las facturas de la energía en Europa están lastimando los bolsillos de los ciudadanos y, ante la crisis, ministros de Energía sostuvieron ayer una reunión de emergencia para entender las causas del aumento de los energéticos y el camino a seguir.

La conclusión fue que no habrá una solución unificada. La Unión Europea (UE) en realidad está dividida en el diagnóstico y soluciones, aunque la mayoría se decantó por adoptar medidas de corto plazo como aplicación de subsidios, reducción de impuestos y otro tipo de ayudas gubernamentales para paliar los efectos en su población.

Durante la reunión que se realizó en Luxemburgo y a la que asistieron los 27 ministros de Energía, España encabezó los llamados para renovar el marco normativo de fijación de precios del bloque.

El martes, apenas unas horas antes del inicio de la reunión, España pidió a Bruselas libertad para determinar de forma independiente sus propios precios de la electricidad, reveló el diario El País.

“En situaciones excepcionales, debe permitirse a los Estados miembros adaptar la formación del precio de la electricidad a sus situaciones específicas”, argumentó el gobierno encabezado por Pedro Sánchez en el texto al que tuvo acceso el diario español.

Este mecanismo proponía una herramienta para desvincular el efecto del elevado valor del gas sobre el precio final de la energía eléctrica, rompiendo con el mecanismo de precios que rige actualmente en la UE.

En reunión con medios, Sara Aagesen Muñoz, secretaria de Energía de aquel país, instó a sus colegas a ser “mucho más ambiciosos” y dar una “respuesta europea”.

La mayoría de los miembros del bloque cree que la crisis es transitoria y está impulsada por una repentina demanda global de gas natural que no se ha satisfecho con el suministro necesario.

El objetivo de la propuesta es que España (y los países que quisieran adherirse a la propuesta) pudieran beneficiarse en la factura final del menor costo de las energías limpias, argumenta el gobierno.

Sin embargo, Kadri Simson, Comisaria Europea de Energía, no dio eco a la solicitud española. “No está claro” que la novedosa alternativa planteada por España sea “mejor que el diseño actual del mercado de la electricidad”, dijo en una comparecencia tras el encuentro.

“Algunos de ustedes plantearon la cuestión del diseño del mercado eléctrico y sugirieron la necesidad de ajustes. No hay tabúes, pero no debemos olvidar que el sistema energético de la UE es el más confiable del mundo y el diseño de nuestro mercado eléctrico no es la causa del aumento de los precios de la electricidad”, dijo Simson en su discurso de cierre de la asamblea.

Apenas el lunes, nueve países, encabezados por Alemania, dijeron en un comunicado conjunto que se oponían a la modificación del diseño del mercado eléctrico bajo el argumento de que hacerlo podría causar un daño duradero al mercado integrado del bloque.

Toman medidas temporales

Las que sí fueron bien recibidas fueron las medidas temporales y específicas para ayudar a los hogares vulnerables y las empresas en dificultades a superar la crisis, que se espera que se prologue hasta abril.

Este enfoque, basado en ayudas estatales y reducciones de impuestos, se basa en una “caja de herramientas” publicada hace dos semanas por la Comisión Europea.

España, independiente a su negociación con Bruselas, amplió el martes las ayudas para las familias vulnerables para afrontar el pago de las facturas de calefacción este invierno hasta 90 euros.

Investigarán a Rusia

Simson dijo que algunos miembros manifestaron su preocupación por la posible manipulación del mercado energético de la UE. Algunos funcionarios estadounidenses han especulado que Rusia podría estar interfiriendo en el mercado.

“Estamos analizando esta afirmación a través de nuestros ángulos de competencia. Nuestra evaluación inicial indica que Rusia ha estado cumpliendo sus contratos a largo plazo”.

Los ministros acordaron hacer un balance de los avances realizados en la implementación de las medidas contenidas en la caja de herramientas de la Comisión en diciembre.