México ve en China un gran potencial para reactivar la actividad turística del país, la cual se desplomó el año pasado por la crisis económica y la influenza AH1N1.

China representa un mercado potencial de 100 millones de turistas que pueden gastar diariamente en sus viajes hasta 600 dólares en promedio; México ya está dando facilidades para que los habitantes de aquella nación puedan visitar el país.

El gasto de los turistas chinos contrasta con otros visitantes a México que en promedio gastan 175 dólares al día.

De tal manera que el gobierno ya simplificó los trámites para la obtención de la visa mexicana y sólo se tardan tres días, un aspecto fundamental que ayuda para la promoción de México.

Además, si los ciudadanos chinos cuentan con visa de Estados Unidos ya no será necesario tramitarla ante las autoridades mexicanas. De acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT), en los próximos 10 años China ocupará el sexto lugar como exportador de turismo en el mundo con 100 millones de visitantes potenciales.

El año pasado, México recibió 152,000 turistas del continente asiático, de los cuales 52,000, es decir, 34% fue de origen japonés, con lo que se ubicó en el primer lugar, el resto fueron de diferentes naciones.

La Secretaría de Turismo y el Consejo Nacional Empresarial Turístico acordaron sumar esfuerzos para desarrollar proyectos e iniciativas en las diversas ramas de la industria turística nacional, con el fin de fortalecer al sector.

Durante una reunión de trabajo, Gloria Guevara, titular de la Secretaría de Turismo, informó que trabajan para eficientar los trámites administrativos y mejores prácticas que favorezcan las inversiones tanto en infraestructura turística como en la prestación de los servicios en la materia.

rmartinez@eleconomista.com.mx