Durante el segundo trimestre del 2019 la expansión económica del turismo en México fue de 0.3% a tasa anual, resultado que se alinea con el crecimiento de la economía mexicana en dicho periodo (0.3 por ciento).

El dinamismo se explica en gran parte por un incremento importante del consumo realizado por el turismo extranjero, siguiendo los resultados del sistema de Indicadores Trimestrales de la Actividad Turística difundidos por el Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

El consumo de los turistas receptivos ascendió a 2.2% en su comparación anual, mientras que el consumo interno de turistas creció apenas 0.4 por ciento

Por su parte, el PIB de este sector se encuentra controlado especialmente por la comercialización de servicios turísticos, cuyo PIB creció 0.5% en su relación anual. Mientras que la generación económica de productos relacionados con el turismo se contrajo 0.8% durante este trimestre.

Análisis trimestral

En su análisis inmediato el turismo presentó resultados ligeramente mejores en relación con el comportamiento de la economía mexicana general. Mientras el PIB turístico avanzó 0.4% del primer trimestre del año al segundo, el PIB general no presentó variaciones.

El consumo turístico realizado por los mexicanos también han registrado un comportamiento modesto pero positivo en relación con el resto de la economía. Sólo de enero-marzo a abril-junio el consumo de turismo creció 0.9 por ciento.

Aunque la derrama economía del turismo extranjero es mayor a la interna, el crecimiento más pronunciado se presentó en el nivel de consumo nacional con 1.7% mientras que el nivel de consumo de los extranjeros: 0.3% en sus comparaciones trimestrales.

El consumo privado, uno de los componentes más importante para el turismo y la economía en general, ha mostrado un crecimiento débil durante lo que va del 2019. En promedio durante los primeros ocho meses del año el consumo dentro del país creció apenas 0.05 por ciento.