La Casa Blanca informó la mañana de este viernes que el presidente estadounidense, Donald Trump, retrasará por hasta seis meses la decisión sobre si elevará los aranceles a las importaciones de autos y componentes, a fin de dar más tiempo a las conversaciones que sostendrá con la Unión Europea y Japón.

Trump tenía plazo hasta este sábado para tomar una decisión sobre las recomendaciones del Departamento del Comercio en torno a la protección de la industria automotriz estadounidense por razones de seguridad nacional.

El mandatario instruyó al representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, para que lleve adelante negociaciones y presente un reporte dentro de 180 días. Trump ha dicho que el ingreso de vehículos importados a Estados Unidos debilita la economía y pone en riesgo la seguridad nacional

"El proceso de negociación va a ser comandado por el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y si no se alcanza un acuerdo en 180 días, el presidente va a determinar si es necesario tomar acciones adicionales", precisó la Casa Blanca en un comunicado.

"La superioridad militar y en materia de defensa de EU depende de la competitividad de su industria automotriz y de la investigación y desarrollo que esta industria genera", según el comunicado.

Establecer nuevos aranceles podría perjudicar los ya deteriorados vínculos comerciales de Washington con sus más importantes socios, ya lastrados por la decisión del año pasado de imponer aranceles para el acero y el aluminio.

erp