El nuevo acuerdo comercial entre Canadá y México es "un gran acuerdo" para los tres países, dijo la mañana del lunes el presidente estadounidense Donald Trump, después de que antes de la medianoche del domingo los países llegaran a un acuerdo para reemplazar el TLCAN.

"El AEUMC es una negociación histórica", agregó el presidente estadounidense, que celebró un "nuevo acuerdo comercial maravilloso".

Para Trump el nuevo pacto bautizado como Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (AEUMC) "resuelve muchas deficiencias y errores que hubo" en los 24 años que duró el TLCAN que lo precedió.

"Anoche tarde (...) alcanzamos un nuevo acuerdo comercial maravilloso con Canadá, para ser sumado al acuerdo que ya alcanzamos con México", dijo Trump en Twitter.

"Es un gran acuerdo para todos los tres países", celebró.

TLCAN, vigente desde 1994 entre Estados Unidos, Canadá y México, comenzó a ser reenegociado desde 2017 a exigencia del presidente estadounidense que lo tachó de "desastre" para su país.

El AEUMC "abre de una forma enorme los mercados para nuestros agricultores y manufactureros", reduciendo las barreras arancelarias y acerca "a estas tres grandes naciones para competir con el resto del mundo".

 

¿Qué sigue?

El propuesto USMCA coronó 14 meses de intensas negociaciones que resultaron primero en un entendimiento bilateral con México y por separado con Canadá, antes de que venciera el plazo para que el acuerdo pudiera ser firmado el 30 de noviembre.

Anoche, la Representación Comercial de la Casa Blanca publicó el texto de los acuerdos con México y Canadá, lo que puso en marcha la cuenta regresiva para la firma por los tres países con el fin de que sea signado por al actual presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

Bajo la Ley de Promoción Comercial (TPA), Estados Unidos debía cumplir con el requisito de la publicación antes de la medianoche del domingo, a fin de que pueda utilizar los beneficios de la llamada “Vía Rápida”, que impide al Congreso enmendar el acuerdo alcanzado por el ejecutivo.

Pero el acuerdo sería sometido a voto probablemente hasta la próxima legislatura estadunidense, toda vez que la Casa Blanca debe dar a la Comisión Internacional de Comercio (ITC) un total de 105 para que realice una evaluación del impacto del USMCA sobre la economía estadunidense.

Estados Unidos celebra elecciones legislativas el 6 de noviembre, que pondrán en juego el control de la Cámara de Representantes y del Senado. Encuestas muestran que los demócratas tienen la posibilidad de arrebatar el control de la Cámara Baja a los republicanos.

En 1993, el presidente Bill Clinton se vio forzado a realizar una alianza entre republicanos y demócratas moderados para aprobar el TLCAN.

La publicación del acuerdo pone en marcha un periodo de 60 días antes de la firma, un paréntesis donde el ejecutivo estadunidense hace consultas con el Congreso y elabora el texto legal que será la base de la iniciativa de ley a ser votada.

Legisladores republicanos habían advertido a la Casa Blanca la importancia de que el acuerdo mantuviera el carácter trilateral del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN).

La inclusión de último momento de Canadá, complació a legisladores republicanos.

“La permanencia de un acuerdo norteamericano trilateral es un prerrequisito importante para preservar y extender esas ganancias y la administración Trump ha logrado esa meta”, señaló el presidente del Comité de Finanzas, Orrin Hatch.

Los demócratas se mostraron más cautelosos. La prueba crucial para el nuevo TLCAN o para cualquier otro nuevo acuerdo comercial es que se pueda cumplir, en especial las promesas de proteger los derechos laborales y el medio ambiente”, dijo el senador demócrata Ron Wyden.

erp