El presidente Donald Trump amenazó con imponer aranceles adicionales a las importaciones de productos de China por un valor de aduana de 100,000 millones de dólares por presuntas prácticas ilegales de propiedad intelectual y transferencia de tecnología.

Se trata de la más reciente de varias medidas restrictivas al comercio impuestas mutuamente entre Estados Unidos y China, con un impacto cada vez mayor y en lo que se aproxima a ser una guerra comercial entre las mayores economías del mundo, las cuales suman 40% del Producto Interno Bruto (PIB) global.

“En lugar de remediar su mala conducta, China ha elegido dañar a nuestros agricultores y fabricantes”, dijo Trump en un comunicado. “A la luz de la deslealtad injusta de China, he ordenado a la USTR que considere si 100,000 millones de dólares de aranceles adicionales serían apropiados en la Sección 301 y, de ser así, identificar los productos para imponer tales aranceles”.

En la víspera, China informó que impondrá aranceles de 25% a la importación de 106 productos originarios de Estados Unidos que suman un valor de 50,000 millones de dólares anuales, entre ellos soya, automóviles, químicos, aviones, whisky y artículos de plástico.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) recomendó el 3 de abril que se aplique un arancel de 25% a 1,300 productos de origen chino por valor de 50,000 millones de dólares anuales, incluyendo medicamentos, semiconductores, maquinaria agrícola, robots industriales y autos.

“A pesar de estas acciones, Estados Unidos aún está dispuesto a sostener discusiones para respaldar nuestro compromiso de lograr un comercio libre, justo y recíproco y proteger la tecnología y la propiedad intelectual de las empresas estadounidenses”, agregó Trump.

La Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 otorga a Estados Unidos la autoridad para hacer cumplir los acuerdos comerciales, resolver disputas comerciales y abrir mercados extranjeros a bienes y servicios estadounidenses.

El 18 de agosto del 2017, la USTR comenzó una investigación de la Sección 301 contra China, el primer uso de ese recurso desde 2010. Es el caso de comercio más significativo lanzado por el gobierno estadounidense, dada la magnitud de pérdidas comerciales derivadas del robo de derechos de propiedad intelectual en China.

Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, respaldó la decisión de buscar recomendaciones para tarifas adicionales. “El presidente Trump está proponiendo una respuesta adecuada a la reciente amenaza de China de nuevas tarifas”, dijo en un comunicado.

“Las economías de todo el mundo, incluida la de China, se beneficiarían si China implementara políticas que realmente recompensen el trabajo duro y la innovación, en lugar de continuar sus políticas que distorsionan el vital sector de alta tecnología”, agregó.

La Embajada de China en Estados Unidos informó el martes que el gobierno chino recurrirá al mecanismo de solución de diferencias de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y tomará las medidas correspondientes “de igual escala y fuerza” contra los productos estadounidenses de conformidad con la legislación china.

“Desafortunadamente, China ha optado por responder hasta el momento con amenazas de imponer aranceles injustificados sobre miles de millones de dólares en exportaciones de Estados Unidos, incluidos nuestros productos agrícolas, tales medidas indudablemente causarían un mayor daño a los trabajadores, agricultores y empresas estadounidenses”, replicó Lighthizer el jueves.

Las tarifas adicionales de Estados Unidos estarían sujetas a un proceso de comentarios públicos similar al anunciado para las tarifas recomendadas a principios de esta semana. La fecha límite para presentar comentarios sobre esas tarifas es el 22 de mayo.

¿Cómo hacer efectiva la amenaza de Trump?

La Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 otorga a Estados Unidos la autoridad para hacer cumplir los acuerdos comerciales, resolver disputas comerciales y abrir mercados extranjeros a bienes y servicios estadounidenses.

Antes de imponer aranceles bajo la Sección 301, el gobierno debe encomendar una evaluación a su Representación Comercial (USTR, por su sigla en inglés) para indagar si el castigo se justifica en términos de lo que establece la sección.

Si la USTR concluye que es recomendable la aplicación de aranceles, el gobierno debe someter a consulta pública su propuesta de productos a gravar y el nivel arancelario, para minimizar las afectaciones a la economía estadounidense.

Tras la consulta se determina qué productos serán castigados con aranceles y en qué niveles. En una primera recomendación, la USTR recomendó aplicar tarifas a 1,300 productos chinos.

Actualmente, está en consulta pública el primer paquete de aranceles recomendado por la USTR contra productos chinos; la fecha límite para que los interesados presenten comentarios es el 22 de mayo.

CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Trump promoverá a EU como “socio preferente” de AL

El presidente Donald Trump argumentará la próxima semana que Estados Unidos, y no China, debería ser el socio comercial preferente de América Latina, cuando intervenga en una cumbre en Lima, dijo el jueves un alto funcionario del gobierno.

Trump realizará la próxima semana su primera visita a la región con motivo de la Cumbre de las Américas de Perú. El viaje llega en momentos en que su gobierno mantiene un duro enfrentamiento comercial con China y presiona para reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“El presidente Trump ha sido muy claro (...) en términos de políticas económicas de que la agresión económica china en la región no ha sido productiva para el hemisferio y que Estados Unidos debe seguir siendo el socio preferente para ellos”, dijo el funcionario a periodistas en una conferencia telefónica.

El funcionario agregó que no se esperan discusiones profundas sobre el TLCAN en la cumbre.

Trump dará un discurso en el encuentro en el que hablará sobre los “valores compartidos” en el hemisferio y la necesidad de reducir el narcotráfico, agregó. No quedó claro qué énfasis dará al freno a la inmigración ilegal procedente de la región hacia Estados Unidos, una de sus grandes promesas de campaña. (Reuters)

rmorales@eleconomista.com.mx