El tamaño, monto y seguridad que pueda tenerse con la Inversión Extranjera Directa (IED) en electricidad o petróleo depende en gran medida de los acuerdos a los que se llegue dentro del Congreso de la Unión; más aun, ya hay observadores internacionales analizando los elementos que más ruido hacen a los inversionistas.

Especialistas consultados por El Economista coincidieron en que, dentro del marco de la reforma, una de las legislaciones que será más debatida será la Ley de Inversión Extranjera por las posibles afectaciones que sufra la inversión privada nacional.

Carlos Huerta, especialista en el sector energético, indica que en Estados Unidos se tiene un gran interés en el desarrollo del debate del sector energético, tanto con los cambios al interior de la paraestatal como con las empresas que estén por fuera de ella.

En Estados Unidos se tiene un gran interés sobre la reforma energética, pero sobre todo en temas sensibles en donde Pemex es un asunto mayor; ése es el caso del régimen fiscal y su efecto: una alta dependencia de las finanzas públicas a los ingresos petroleros, que se suma a una posición poco probable de autonomía presupuestal y de gestión , explica.

Huerta refiere que en los contactos que se tienen con los analistas estadounidenses hay dos temas de alto interés, uno de ellos es el papel fundamental que juega Pemex como un organismo con arraigo histórico.

El otro es que no tienen clara la política de precios de los petrolíferos y la necesidad de fortalecer a los órganos reguladores y fortalecerlos, sobre todo para poder garantizar su independencia frente a Pemex y frente a quien llegue.

José Antonio Prado, de Holland & Knight, asevera que en el paquete de la legislación secundaria sobresalen las modificaciones que deben hacerse al marco de inversiones extranjeras.

El que se permita bajo la concurrencia de participación privada en el sector no significa de ninguna manera que dicha inversión proceda del extranjero, si no está debidamente regulada en la Ley de Inversión Extranjera , aclaró.

Hay que partir de que hay áreas en las que no se puede participar más que con empresas mexicanas como en la Franquicia Pemex o la distribución de Gas LP.

Las reglas para canalizar la inversión extranjera hacia el país y propiciar que ésta contribuya al desarrollo nacional en materia de energía tendrán que ser revisadas de inmediato , manifestó.

Manuel Cervantes, abogado especialista en derecho energético, explica que los puntos finos de las leyes secundarias deben ser las reglas para la implementación de los modelos de contratos que se van a llevar a cabo en exploración y producción de petróleo, también el tamaño del contenido nacional, así como el régimen fiscal de Pemex y el régimen fiscal que en general deben tener las petroleras.

Habrá un régimen para la apertura petrolera. ¿Debe ser un régimen especial o habrá otro para los nuevos operadores? No está claro cómo va a quedar y se supone que la Ley de Ingresos por Hidrocarburos tendría que cambiar porque es una ley que se excluyó del paquete final de las discusiones , dijo.

Cervantes reiteró que hasta ahora no es claro cómo se van a integrar las empresas mexicanas en la reforma y es un asunto no menor que debe quedar claro, sobre todo porque van a competir con los inversionistas extranjeros que tienen otras facilidades.

Los temas urgentes de las leyes secundarias de la reforma energética

Haz clic en la imagen para ampliarla

luis.carriles@eleconomista.mx