En dos días, tres contratistas distintos que obtuvieron contratos de las rondas petroleras de la administración pasada solicitaron o incluso recibieron ya la aprobación de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para devolver prácticamente la mitad de sus bloques, por razones que van desde la falta de rentabilidad, hasta el hecho de que recibieron áreas naturales protegidas donde es imposible realizar actividades extractivas.

En la 43 sesión del órgano de gobierno del regulador realizada este miércoles resaltó que la inglesa Capricorn Energy, junto con la mexicana Citla Energy que es su socia financiera en 50% del contrato GTMV01 de la Ronda 3.1, aceptaron firmar el contrato en junio del 2018 solicitando desde ese momento regresarle al Estado 467 kilómetros cuadrados, que representaban 48% del área que obtuvieron en aguas someras frente a Tuxpan, Veracruz.

En la mitad del área que originalmente contaba con 961 kilómetros cuadrados no existía ningún trabajo de exploración superficial como levantamiento de sísmica, debido a que está inmersa en espacios protegidos como Pueblo Viejo Tamiahua y los Humedales Costeros de Tuxpan. Los trabajos de caracterización ambiental correspondían “a otros organismos”, como la Secretarías de Energía y del Medio Ambiente (a través de la Agencia de Seguridad Ambiental y Energética –ASEA), y no al regulador económico de exploración y producción y no obstante, se licitó el área con estas condiciones y tuvo que ser el contratista quien denunció la situación y con tal de obtener el área ha pagado más de 11.5 millones de pesos por cuotas exploratorias al Estado, ya que éstas se calculan por kilómetro cuadrado.

Además, la constituida en México como Iberoamericana de Hidrocarburos también inició el proceso de renuncia de la mitad del área 1BG en la Cuenca de Burgos, adjudicada en la Ronda 2.2, ya que aseguró que no prevé rentabilidad en 180 de los 360 kilómetros cuadrados que obtuvo en el contrato firmado en diciembre del 2017 y por el cual ha pagado casi 7.5 millones de pesos en cuota de la fase exploratoria, sumados a 2.3 millones por regalías que ha otorgado por mantener el área completa.

Más devoluciones

La devolución parcial o total de las áreas adjudicadas en los contratos no fue estipulada a nivel de Ley, pero quedó establecida en la cláusula 19.7 de los contratos ya que al realizar pagos por cuotas exploratorias o de regalías base y adicionales comprometidas cuando existía producción previa a la adjudicación, los contratistas realizan inversiones no reembolsables  que prefieren perder en lugar de seguir pagando por mantener espacios en los que no prevén rentabilidad. Las áreas son devueltas al Estado y éste podría colocarlas en licitaciones posteriores, que en esta administración se realizarán por lo menos hasta el 2022, o asignarlas a Petróleos Mexicanos.

El pasado martes, la filial de la regiomontana Jaguar Exploración y Producción, Pantera Exploración y Producción, concluyó el proceso de devolución de 48% del área A BG en la cuenca de Burgos, adjudicada en la Ronda 2.2. La superficie devuelta consta de 213.26 kilómetros cuadrados.

Cabe recordar que en septiembre del año pasado la CNH aprobó por primera vez a un operador petrolero privado el abandono de una parte del campo que ganó en licitación, porque la empresa mexicana Consorcio Petrolero 5M del Golfo no encontró rentabilidad en 38% del bloque terrestre Benavides-Primavera, ubicado en Nuevo León.

La empresa decidió iniciar un procedimiento de terminación anticipada por renuncia en 65.4 kilómetros cuadrados del bloque y con ello, se quedó con 105.8 kilómetros cuadrados, además de que devolvió al Estado 20 pozos ya perforados por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pero en noviembre del 2017, se aprobó el término anticipado del contrato de licencia que la mexicana Canamex Energy Holdings obtuvo para desarrollar el área en tierra Moloacán, el primer proceso de este tipo en el país. Canamex Energy, formada por la holandesa Canamex Dutch y las mexicanas Perfolat de México y American Oil Tools, informó que renunciaba al contrato debido a que la regalía adicional que ofreció para ganar fue muy elevada y ahora resultaba "inviable", según el regulador.

[email protected]