El trabajo pro bono es una herramienta de la abogacía que permite acercar a la justicia a personas o asociaciones que lo necesitan, y en México, este trabajo es llevado a cabo por Estándares Pro Bono México, un proyecto llevado a cabo por Lila Gasca, Maru Cortazar, Ivette Montero, Carla Aguilar y Mariana Vázquez, quienes desde hace dos años vieron la necesidad de impulsar el trabajo pro bono legal en la comunidad jurídica mexicana y crearon Estándares Pro Bono México, con el fin de establecer las bases, motivos y consideraciones para estandarizar el concepto de trabajo legal pro bono en México.

Lila Gasca, quien también funge como directora pro bono de Hogan Lovells, explica que el movimiento pretende crear las bases, motivos y consideraciones del trabajo legal pro bono en México para que se haga una cadena virtuosa a favor de la personas que lo necesitan. Cabe destacar que pro bono viene del latín “por el bien público”, y a nivel mundial se entiende como el trabajo de asesoramiento y representación jurídica gratuito en beneficio de la sociedad. En el caso de nuestro país, se creó una definición que hiciera sentido a México y a su realidad social, tomando en cuenta principalmente el apoyo a las comunidades y personas de escasos recursos o en condiciones de vulnerabilidad, así como a organizaciones de la sociedad civil que asisten a estas poblaciones, a donatarias autorizadas y emprendedores y empresas sociales.

Los primeros lanzamientos de pro bono México fueron llevados a cabo en la Ciudad de México, Monterrey, Chiapas y Guadalajara; posteriormente, se sumaron más organizaciones como la Barra Mexicana de Abogados, entre otras.

El principal objetivo es ayudar a las organizaciones civiles en temas que van desde su constitución, privacidad de datos, asuntos laborales, protección de marca, medidas antilavado de dinero, litigio estratégico o cuestiones que puedan hacer un cambio a nivel legal, entre otras. También se dan capacitaciones a las organizaciones para que conozcan sus deberes, derechos y obligaciones, y al momento, trabajan con empresas sociales como Buen Manejo del Campo y Mujeres en línea, mientras que entre las organizaciones de la sociedad civil con las que trabajan están Alas de Esperanza, Albergue Temporal Casa Arcoíris, Alma Migrante, Aquí Nadie se Rinde, Asistencia Legal por los Derechos Humanos, Ayuda en Acción, Canales de Ayuda y Cáritas Mexicana.

Estándares Pro Bono México opera desde el 2018, ya que aunque pro bono existe desde hace más tiempo a nivel mundial, en nuestro país no despegó como debería a diferencia de las obligaciones de la abogacía mexicana, que no incluyen el trabajo voluntario, a diferencia de otros países. De esta forma, sigue siendo un trabajo voluntario y altruista, pero que en México depende de cada abogado y es opcional.

A la fecha, los resultados logrados son haber involucrado a 32 despachos en varios estados de México, toda vez que el objetivo de este año es integrar más despachos y poder lanzar una campaña mayor para llegar a todas las organizaciones civiles mexicanas.

[email protected]