Los trabajadores de General Motors (GM) en Estados Unidos ratificaron un nuevo contrato laboral con el gigante del automóvil y levantaron su huelga más extensa en casi 50 años, anunciaron el viernes las partes.

El acuerdo incluye el pago de un bono de 11,000 dólares, aumentos salariales y el no incremento de los costos del seguro médico, según comunicados de GM y del sindicato de los trabajadores del automóvil UAW.

Unos 50,000 trabajadores estaban en huelga desde el 16 de septiembre y paralizaron las operaciones de las plantas estadounidenses de GM.

"Los miembros de General Motors hablaron", dijo el dirigente sindical Terry Dittes y elogió a los huelguistas por su "actitud de sacrificio y valentía" que también permitió a que en adelante los trabajadores temporales recorran más rápido el camino para tornarse permanentes.

GM logró concesiones clave durante las negociaciones; tres de las cuales entraron en desuso en noviembre de 2018 para furia del sindicato.

"Entregamos un contrato que reconoce a los empleados por sus importantes contribuciones al éxito global de la empresa con un fuerte salario y beneficios y (además) adicionales inversiones y aumento de puestos de trabajo en nuestras operaciones en Estados Unidos", dijo la jefa ejecutiva de GM Mary Barra.

Agregó que en adelante la empresa y los trabajadores podrán enfocarse en el objetivo de producir autos de mayor calidad y seguridad.

Analistas estimaron que cada día de huelga le costó a GM unos 100 millones de dólares. La interrupción del trabajo castigó también la economía en Michigan y en el Medio Oeste debido a las decenas de miles de millones de dólares en salarios perdidos.

abr