A más de una década de haberse creado el Sistema de Información Empresarial Mexicano (SIEM), su fracaso es evidente, pues sigue sin tener una buena respuesta de los negocios establecidos.

Actualmente, el gobierno se encuentra en la elaboración de un nuevo proyecto que fortalezca la herramienta que nació como una ley, bajo el amparo de la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones; no obstante, Luis Antonio Ascencio Almada, asesor de la Secretaría de Economía reconoce que apenas se han inscrito 18% (935,066) del total de las empresas reportadas por el Instituo Nacional de Estadística y Georgrafía (INEGI), que oscila en 5 millones 194,811 unidades.

El comportamiento del SIEM presentó un crecimiento de sólo 6.9% en los últimos 10 años, derivado del malestar empresarial por inscribir obligatoriamente no sólo a una empresa, sino a las filiales que tenga.

El pago de la cuota al registro de SIEM varía dependiendo del tamaño de la empresa: los negocios que tengan entre cuatro o más empleados deben cumplir con un desembolso de 640 pesos; tres o menos empleados, 300; y hasta dos empleados con 100 pesos.

Entre los cambios a realizarse, está contemplada la inscripción por empresa, no por ubicación física (es decir todas las filiales), y será optativa la inscripción a sucursales; también el llenado y operación del SIEM será eficiente, sencillo, amigable y funcional para buscar a proveedores y clientes, adelantó el asesor del Secretario de Economía.

El valor agregado que tendrá es la facilitación de trámites, vinculación entre empresas, acceso a compras de gobierno y otras, destacó.

Un nuevo sistema

Desde el año pasado, se trabajó el modelo conceptual y está casi concluido, sólo toca hacer el mapeo en el procedimiento y en la ley si habría cambios. Y es así, se meterá en la próxima legislatura para amanecer en el 2011 con un nuevo Sistema , mencionó Luis Ascencio.

Aclaró que la transformación del SIEM no será realizada por la Secretaría de Economía de forma unilateral, sino junto con las Confederaciones y Cámaras, en donde ya están en pláticas.

El objetivo de la fundación del SIEM fue crear una base única de datos de las empresas mexicanas, dicho instrumento está contenido en la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones en el artículo 30, en donde se prevé su obligatoriedad e inscripción; sin embargo, a pesar de ser obligatorio sólo 18% del total de las empresas que tiene el INEGI están inscritas , refirió el funcionario.

[email protected]