Akio Toyoda, el presidente de la automotriz japonesa Toyota, se disculpó con los accionistas por los retiros de vehículos y prometió un nuevo inicio con una estrategia de crecimiento con base a mercados emergentes y liderazgo ecológico.

En una reunión anual ante 3,000 accionistas, Toyoda empezó disculpándose por la que ha sido la peor crisis de calidad en la historia de Toyota Motor Corp, con el retiro de 10 millones de autos desde el año pasado, mayormente por fallas en la aceleración.

"Quisiera disculparme una vez más por todos los temores que hemos causado a nuestros accionistas", dijo el jueves Toyoda, nieto del fundador de la compañía.

"Pero hemos logrado una ganancia luego de un año de pérdidas y creo que finalmente estamos en la largada este año", añadió.

La reunión terminó con un breve aplauso, tuvo algunas palabras de aliento para la firma, no mencionó la cuestión de las compensaciones de ejecutivos y tuvo algún momento gracioso.

"Señor Toyoda, este año estuvo en todos los medios y ha quebrado en llantos varias veces", dijo un accionista. "Para un hombre de su rango, esto es inaceptable. Por favor, mantenga la frente en alto !y trate de no lloriquear!," rogó.

Toyoda y otros ejecutivos revisaron las medidas que toma la compañía para evitar otra debacle, como la mayor autonomía a las operaciones regionales para lidiar con los problemas.

Luego del golpe de 2,000 millones de dólares a sus ganancias por la crisis de retiros, Toyota ha previsto una recuperación menor a la esperada este año, limitada por la apreciación dle yen.

Estima ganancias operacionales de 280,000 millones de yenes para el año a marzo del 2011, desde 147,500 millones de yenes del año anterior.

RDS