Tokio.- La automotriz japonesa Toyota pronosticó una recuperación de ganancias más lenta que lo esperado en el 2010 debido a que la firmeza del yen y los problemas de deuda de Europa obstaculizan los esfuerzos por sanar las heridas de la peor crisis de retiros de su historia.

La mayor automotriz del mundo superó cómodamente las estimaciones de los analistas con una ganancia en el cuarto trimestre, gracias a que recortó costos y sus agresivos incentivos de ventas atrajeron velozmente a los clientes de Estados Unidos a su popular híbrido Prius y a sus sedanes Corolla, a poco de una seguidilla de retiros.

El primer fabricante automotor del mundo obtuvo ganancias netas por 209,400 millones de yenes (unos 2,000 millones de dólares) y un beneficio de explotación de 147,500 millones de yenes, en un resultado inesperado el año pasado en la misma época cuando, hundido por la recesión, Toyota preveía pérdidas por 550,000 millones de yenes.

En cambio, su facturación cayó 7.7% interanual a 18.950 billones de yenes (unos 175,000 millones de dólares), a raíz de una baja de 4.4% en sus ventas de vehículos a nivel mundial, que alcanzaron los 7.237 millones de unidades.

Las ventas del grupo aumentaron en Japón (+11%) y en Asia (+8%) y retrocedieron en América del Norte (-5%), Europa (-19%) y América Latina, África, Oceanía y Oriente Medio (-21%).

Riesgos en el mercado automotriz

Pero su proyección de una ganancia operacional de 280,000 millones de yenes (3,000 millones de dólares) para el año fiscal que cierra en marzo del 2011 fue poco más que la mitad del consenso del mercado de 546,000 millones de yenes.

"El pronóstico es verdaderamente bajo en comparación al consenso, pero dada la situación general en este momento no creo que realmente puedan dar un pronóstico robusto", dijo Hiroaki Osakabe, administrador de fondos de Chibagin Asset Management.

"El mayor riesgo que veo para el próximo año no se limita sólo a Toyota, se trata más de si el mercado automotor mundial aguantará después de que expiren todos los planes de incentivos", comentó.

"No hay cambio en el hecho de que estamos en aguas tormentosas. Pero ahora siento que incluso en la tormenta, podemos ver un rayo de sol en la distancia", dijo el presidente Akio Toyoda en conferencia de prensa.

Sin embargo, la forma en que Toyota sorteó la tormenta de retiros y la recuperación de ganancia excedió las expectativas de los analistas.