Minneapolis.- Un jurado federal ordenó el martes a Toyota Motor Corp. pagar casi 11 millones de dólares a las víctimas de un choque fatal en Minnesota tras determinar que una falla de diseño en el Camry modelo 1996 fue la causante de ese accidente de 2006.

El jurado indicó que la compañía fue responsable en 60% del percance, en el cual murieron tres personas y dos sufrieron heridas graves. Pero los miembros del jurado determinaron además que Koua Fong Lee, quien desde hace tiempo ha insistido que trató de disminuir la velocidad del auto antes de chocar con otro vehículo, fue responsable en 40 por ciento.

Lee conducía cuando su automóvil chocó con otro vehículo a alta velocidad después de que salió de la autopista Interestatal 94 en St. Paul. Sus abogados insistieron en que el accidente fue ocasionado por un defecto en la aceleración de su auto, pero Toyota argumentó que no existía falla de diseño y que Lee fue negligente.

Después del accidente, el hombre fue acusado y condenado por homicidio con un vehículo, y enviado a prisión. Pero ganó un nuevo juicio después de surgir reportes respecto a un problema de aceleración repentina en algunos vehículos Toyota, y surgieron dudas sobre la solvencia de su defensa.

Los fiscales optaron por no juzgarlo nuevamente y fue liberado después de estar encarcelado durante dos años y medio.

mac