El constructor de automóviles japonés Toyota aumentó este miércoles por segunda vez sus previsiones anuales, gracias a la depreciación del yen y a sus ventas sólidas en América del Norte, tras haber registrado unos beneficios netos en alza de 13.2% durante los primeros nueve meses del ejercicio.

Para el ejercicio contable que finaliza en marzo de 2015, el número uno mundial prevé ahora unos beneficios históricos de 2.13 billones de yenes (15,300 millones de euros al cambio actual), es decir, un alza de 16.8% en un año, mientras hasta ahora esperaba alcanzar los 2 billones de yenes.

Este optimismo se debe a su buen desempeño en los tres primeros trimestres (de abril a diciembre de 2014), alimentado por un debilitamiento continuo del yen y a "reducciones de costos", explicó un responsable financiero del grupo, Takuo Sasaki, citado en un comunicado.

En ese periodo, los beneficios netos alcanzaron un monto inédito de 1.72 billones de yenes (12,300 millones de euros) por un margen de explotación de 2.11 billones de yenes (13.9%).

erp