El fabricante japonés Toyota anunció este miércoles una inversión de 1,000 millones de dólares en la compañía Grab, líder en Asia en el alquiler de coches con conductor.

Grab, con sede en Singapur, compró a principios de este año las actividades en este sector que la estadounidense Uber todavía tenía en varios países del sudeste asiático.

Toyota colocará a uno de sus ejecutivos en el consejo de administración y otro responsable de la compañía japonesa ejercerá de responsable ejecutivo en Grab.

La inversión del fabricante japonés corresponde a la voluntad de su presidente, Akio Toyoda, de adaptarse al "cambio profundo" del sector.

"He decidido transformar Toyota desde un fabricante de automóviles hacia una compañía de movilidad", dijo el mes pasado Akio Toyoda.

erp