Toyota México respondió al secretario de Economía, Bruno Ferrari, que siempre ha cumplido de manera íntegra con la legislación mexicana, así que con la posible modificación del Decreto Automotriz, la japonesa analizará el impacto en sus operaciones y tomará las acciones pertinentes que lleven a la marca japonesa a que logre satisfacer las necesidades del mercado mexicano y de su red de distribuidores.

La reacción de Toyota surge luego de que el funcionario mexicano estableciera, el lunes pasado, que la intención del Decreto Automotriz es ser más exigente con la legislación para ser más equitativo con todas las armadoras instaladas en México y cumplir con la demanda internacional.

Desde hace 10 años que Toyota inició operaciones en México ha cumplido con la normatividad y regulaciones estipuladas por las autoridades mexicanas, incluyendo el Decreto Automotriz , aseguró la empresa en un comunicado.

Las inversiones de Toyota en el país, así como en cualquier parte del mundo, responden a un profundo análisis estratégico y al compromiso y visión de largo plazo de la Corporación, abundó.

Para Toyota, México es un lugar estratégico a nivel mundial, por lo que continuamente la empresa analiza oportunidades de expansión y desarrollo en territorio nacional.

En ese sentido, la armadora de origen japonés ofreció apertura al diálogo con las autoridades federales, así como un acercamiento oportuno, honesto y transparente como lo ha venido realizando desde su llegada a México, incluso en temas coyunturales como la norma de Eficiencia Energética y ahora el Decreto Automotriz.

Como empresa responsable que opera en México, Toyota cumple con las regulaciones establecidas y aplicables, así lo ha hecho y así lo continuará haciendo , expresó a la queja de Ferrari sobre el incumplimiento de inversiones.

lgonzalez@eleconomista.com.mx