En maratónica y accidentada sesión de 14 horas, que incluyó la toma de la tribuna por parte de algunos perredistas del ala radical, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la madrugada del pasado sábado la reforma laboral por 351 votos del PRI, PAN y PVEM; 130 del PRD, PT y MC en contra, y 10 abstenciones del Panal.

El decreto correspondiente, que por decisión del PRI excluyó la propuesta del presidente Felipe Calderón Hinojosa para prever el voto libre, directo y secreto en la elección de las directivas de los sindicatos y fortalecer la rendición de cuentas por parte de éstas a sus agremiados, se envió al Senado de la República para su ratificación o modificación en un plazo máximo de 30 días contados a partir de mañana, que entrará formalmente.

De última hora y a propuesta del PVEM, el pleno avaló cambios mínimos relacionados con el trabajo en régimen de subcontratación (outsourcing), para establecer que no se permitirá el régimen de subcontratación cuando se transfieran de manera deliberada a trabajadores de la contratante a la subcontratista con el fin de disminuir derechos laborales.

Manlio Fabio Beltrones, coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara Baja, afirmó que con la aprobación de las reformas a la Ley Federal del Trabajo se dará el primer paso importante de los otros más que habrán de concretarse para propiciar la generación de empleos y lograr el crecimiento económico deseado.

Por el PAN, Juan Bueno Torio explicó que el dictamen avalado recogió la esencia de la mayoría de las propuestas vertidas en el Congreso de la Unión durante más de 15 años.

Al fijar la posición del PRD, Silvano Aureoles Conejo, coordinador de la bancada, anunció que los perredistas votarían en contra de la reforma en lo general, aunque cada uno votaría en lo particular con base en su propio criterio, ya que la reforma a discusión no es la que el pueblo necesita.

Comisión del Trabajo

ESTAFETA PASA AL SENADO

Senadores sindicalistas del PRI y legisladores panistas que han ocupado posiciones en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) conducirán la revisión de la reforma laboral desde el Senado de la República, que tiene un plazo de 30 días a partir de hoy para analizarse y someterse a votación.

La Comisión de Trabajo y Previsión Social, apenas constituida el jueves y encabezada por el priísta Ernesto Gándara Camou, se instalará formalmente esta semana, pues este martes recibirá del pleno la minuta de la reforma aprobada el sábado por la Cámara de Diputados.

El senador Javier Lozano, extitular de la STPS y quien duramente su gestión promovió una propuesta similar a la iniciativa preferente del presidente Felipe Calderón, formará parte de la discusión, pues ahora integra la Mesa Directiva de dicha Comisión del Senado.

El sábado, tras aprobarse la reforma en San Lázaro, Lozano Alarcón calificó como truncada (y) decepcionante la reforma aprobada por los diputados pues, a su juicio, se eliminaron los rubros de democracia sindical. Aunque saludó lo aprobado, acusó a través de las redes sociales: ya veremos si en el Senado de la República el PRI mantiene esa lamentable posición protectora a los sindicatos o si avanza junto con la sociedad , expresó el legislador.

(Con información de Jorge Monroy)

[email protected]