El fabricante estadounidense de autos eléctricos Tesla, del multimillonario Elon Musk, anunció este viernes que reducirá en un 7% su plantilla de empleados.

Musk explicó que la medida es necesaria para cumplir con el cronograma de producción de un nuevo modelo, lo que le permitirá ampliar su clientela y llegar a más consumidores que puedan pagar por este tipo de vehículos.

En una carta transmitida a su personal y publicada en su sitio internet, el fundador y jefe de Tesla explica, sin precisar la cifra de empleados afectados, que estas supresiones son necesarias para respetar el calendario de producción del Model 3.

"Desafortunadamente no tenemos otra opción", señala Musk en el mensaje, indicando que el grupo pretende reducir costes para que haya más gente que se pueda permitir acceder a sus vehículos.

"Tesla procederá a la reducción de sus efectivos aumentando la cadencia de producción del Model 3 y aportando varias mejoras a la cadena de fabricación en los próximos meses", detalla.

Actualmente el auto más barato de la marca cuesta 44,000 dólares.

El Model 3 es más compacto y menos oneroso que los Model S y Model X de la marca, y Tesla confía en él para que se convierta en un producto de masas. Ya a la venta en Estados Unidos, está previsto que llegue a Europa en febrero.

Las acciones de Tesla cayeron a principios de mes después de que redujera los precios de sus vehículos en 2,000 dólares y anunciara que las cifras de ventas del cuarto trimestre estaban por debajo de los cálculos de Wall Street.

"Nuestros productos son demasiado caros para la mayoría de la gente", dijo Musk en el memorándum a los empleados de Tesla. "Tesla ha estado produciendo coches solo durante una década y nos enfrentamos a competidores masivos y arraigados", agregó el empresario.

Musk tuiteó en octubre que Tesla, con sede en Palo Alto, California, tenía 45,000 empleados. Un recorte del 7% implicaría despedir a unas 3,150 personas.

"Desafortunadamente, no tenemos otra opción que reducir el número de empleados a tiempo completo en aproximadamente un 7%... y retener solo a los empleados y contratistas más críticos", agregó.

La compañía afirma que el año pasado entregó más de 245,000 coches y camionetas SUV, ambos eléctricos, casi tantos como todos los años anteriores juntos. Sin embargo, su producción en 2018 estuvo muy por debajo de la meta fijada hace casi tres años de fabricar 500.000 vehículos para ese año. Esa meta se anunció en mayo de 2016 sobre la base de pedidos por adelantado para su sedán Model 3 de rango medio, que según Musk se vende en 44,000 dólares.

Tesla inició la construcción de una fábrica en Shangai a principios de este mes, la primera fuera de Estados Unidos. Musk dijo que planea comenzar allí la producción del Model 3 y de un crossover planeado para finales de año.

Tesla y otros fabricantes de automóviles a nivel mundial como General Motors, Volkswagen y Nissan  están invirtiendo miles de millones de dólares en la fabricación de vehículos eléctricos en China.

erp