El fabricante estadounidense de autos eléctricos de lujo Tesla llamó a revisión a todos sus vehículos "Model S" vendidos desde 2012, tras identificar un problema vinculado al cinturón de seguridad delantero en una unidad en Europa.

Unos 90,000 automóviles deberán ser revisados, según un documento de la empresa enviado a sus clientes y consultado este viernes por la AFP. El llamado es esencialmente preventivo, aseguró el grupo del carismático Elon Musk.

NOTICIA: Tesla logra récord de ventas de autos eléctricos

En noviembre, "Tesla identificó un Model S en Europa cuyo cinturón de seguridad delantero no estaba correctamente fijado a la hebilla", escribió Tesla.

"El vehículo no estuvo implicado en un accidente y nadie resultó herido", añadió.

Hablando de un "caso aislado", el constructor explicó, sin embargo, que en caso de accidente no hay garantía de que el cinturón de seguridad cumpla exactamente su función.

NOTICIA: ¿Cómo funciona la nueva batería de Tesla?

Este llamado a revisión implica verificar los cinturones de seguridad principalmente en el "Model S" para asegurar que "sean correctamente fijados".

Los cinturones de seguridad traseros no presentaron fallas.

Desde el descubrimiento del defecto, Tesla indicó haber revisado 3,000 unidades de este sedan, cuyo precio es 70,000 dólares en su versión básica, pero puede llegar a superar los 130,000 dólares. Hasta el lanzamiento este otoño boreal de su SUV "Model X", el "Model S" era el único auto a la venta de Tesla.

erp