El constructor japonés Toyota perdió la primera posición mundial en términos de ventas en el primer trimestre, superado por el estadounidense General Motors (GM) y el alemán Volkswagen, luego de que su producción se viera muy afectada por las consecuencias del sismo en Japón.

Toyota vendió 1.79 millones de vehículos en el mundo entre enero y marzo, en baja de 12% en relación al mismo período de 2010.

Por su parte, GM vendió 2.22 millones de automotores, volviendo así, al menos en el trimestre, a la primera posición en el mundo, que había perdido a manos de Toyota en 2008.

Volkswagen, cuyo objetivo es quedar en primera posición mundial en términos de ventas, llegó a 2 millones de vehículos en el período.

Toyota es afectado además desde el otoño boreal de 2009 por reiterados llamados por desperfectos sobre unos 12 millones de vehículos en el mundo, que dañaron su reputación ante los consumidores.

El constructor, cuya producción está concentrada en gran parte en Japón, también sufrió plenamente las consecuencias del sismo y posterior tsunami del 11 de marzo, que devastaron el noreste del archipiélago, dañando las plantas de numerosos proveedores de la industria automotriz.

Hasta el 3 de junio, las plantas de montaje del grupo en el exterior entregarán solamente 40% del total de vehículos previstos antes de la catástrofe y 50% en el archipiélago nipón.

RDS