El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó que la Secretaría de la Defensa Nacional termine de construir el tramo 3 del tren México-Toluca, por lo que seguirá en manos del sector privado, y que ya cuentan con los 20,000 millones de pesos que faltan para concluir la obra.

“Pensamos que, con las empresas, con las compañías, que están se puede terminar. Queremos terminarlo en dos años por completo. No podríamos terminarlo antes, aun contando con el presupuesto, porque hay muchos pendientes en la obra”, comentó en su conferencia mañanera

El consorcio al que se adjudicó el contrato relacionado con el tramo en el 2014, por un monto de 10,426.3 millones de pesos, está liderado por Caabsa Constructora y se encuentra suspendido desde agosto del 2019, cuando el ex secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, informó que el Presidente de la República ordenó que el gobierno federal se hiciera cargo de esa obra que originalmente, estaba en manos del gobierno de la Ciudad de México.

Ayer, el mandatario dijo que las obras del tren ya estaban muy avanzadas y que no se podían detener, “pero les recuerdo que originalmente pensaban que lo iban a terminar con 30,000 millones de pesos. Ya se han ejercido más de 60,000 y todavía se requieren 20,000 para terminarlo”.

El pasado 13 de julio, representantes de la Secretaría de Obras y Servicios de la CDMX tuvieron una reunión con funcionarios del gobierno federal en donde se presentaron dos propuestas para terminar el tren, una en donde estuviera cargo de los dos gobiernos y otra en donde quedara en manos de la autoridad local.

“Se deberá considerar como presupuesto adicional a los 20,009 millones de pesos el intercambiador y acceso viales de la Estación Santa Fe, la propuesta de la nueva estación Vasco de Quiroga y el puente atirantado para librar la zona del Manantial que sustituirá el viaducto doble voladizo Conagua-Manantial, con un costo de 213 mdp. Asimismo, no se consideran los acabados de las estaciones y el deprimido de Minas de Arena en la zona de Observatorio”, se detalla en el documento.

Fuentes vinculadas al proyecto informaron que todo parece indicar que se optará por esa opción porque coincide con el monto de inversión final y porque el actual titular de la SCT la conocía porque fue su asesor en el gobierno local.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx