Tras una disminución de 15% en líneas fijas y 12% en sus ventas durante los últimos cinco años, Telmex aguarda la modificación de su título de concesión para poder ofrecer TV de paga y empaquetarla con servicios de Internet y telefonía, prolongando así la vida útil de sus negocios tradicionales y a la espera de poder revertir resultados negativos.

En este sentido, las restricciones regulatorias y la oferta de servicios de televisión, Internet y telefonía empaquetados, especialmente por Grupo Televisa y Grupo Salinas, han mermado el crecimiento de Telmex, de acuerdo con la misma empresa.

Paradójicamente, el empaquetamiento de servicios de telecomunicación es una estrategia clave que ha permitido a las empresas de Carlos Slim, establecidas en América Latina, mitigar la migración de clientes y seguir obteniendo ingresos de los servicios de voz y banda ancha.

De acuerdo con el informe sobre Inversión Extranjera Directa que elaboró la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en el 2010, la modificación del título de concesión de Telmex en México para ofrecer TV de paga, aunada a la fusión de las operaciones de esta empresa con Telmex Internacional y América Móvil, no sólo permitirían a Carlos Slim enfrentar de mejor forma a sus competidores en el país, sino también a Telefónica, su principal rival en la región, que le lleva ventaja a América Móvil en servicios convergentes.

Así, de acuerdo con la Cepal, con la modificación al título de concesión de Telmex, América Móvil se estaría constituyendo en una empresa más ágil y coordinada, integrando voz y datos, tanto en plataformas fijas (triple play fijo) como móviles (triple play móvil), bajo una sola marca de alcance continental.

Slim, preparado para ofrecer triple play en México

En los últimos cinco años, Slim ha ido fortaleciendo su participación en el mercado latinoamericano. Tan sólo del 2006 al 2010, América Móvil aumentó su participación en el mercado brasileño de TV de paga de 47 a 55%; en el colombiano de 0 a 50%, en el chileno de 9 a 19%; en el peruano de 3 a 14% y el ecuatoriano de 0 a 4 por ciento.

Lo anterior ha sido posible gracias a que las empresas de Slim, frente a su debilidad en las opciones fijas, avanzaron en la obtención de activos en el extranjero, lo que le permitió ofrecer servicios de telecomunicación empaquetados fuera de México.

Así, luego de la compra de Net y Embratel en Brasil, comenzó a ofrecer triple play en aquel país, convirtiéndose en el principal operador. Al mismo tiempo, en Colombia, Ecuador y Perú compró varias empresas del rubro que le permitieron ofrecer servicios de telecomunicación empaquetados. Caso contrario al de Chile, que un mercado de televisión de paga consolidado y escasas opciones de adquisiciones provocaron que Slim optara por una alternativa satelital autónoma.

Con lo anterior, en pocos años las empresas de Slim obtuvieron una consistente y diversificada presencia en América Latina, lo cual ha sido fundamental para acumular experiencia en ofertas comerciales convergentes que busca replicar en otros mercados, particularmente en México.

[email protected]