La eventual modificación al título de concesión de Telmex, que le daría la entrada al mercado de la televisión, constituiría un daño patrimonial al Estado mexicano y un grave retroceso en la política pro competencia del país, aseguró la Cámara Nacional de la Industria de las Telecomunicaciones por Cable (Canitec), presidida por Alejandro Puente.

A través de un comunicado, enfatizó que el secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jácome, no puede ser omiso en que Telmex no ha cumplido cabalmente con sus obligaciones en materia de interconexión.

Destacó que ante el incumplimiento de diversas obligaciones de su título de concesión, Telmex ha sido objeto de procedimientos de sanción que se encuentran en curso.

Calificó de negligente el actuar de la Comisión Federal de Telecomunicaciones al no responder las solicitudes de Telmex y dijo que este hecho constituye el abandono de sus responsabilidades en un asunto de clara relevancia para todo el mercado de telecomunicaciones. Por lo que, incluso, la Canitec demandó que no queden impunes los delitos y las faltas administrativas a que haya lugar.

Respecto del pago de una contraprestación, la Cámara indicó que no ha sido consultada la Comisión Intersecretarial de Gasto Público, Financiamiento y Desincorporación para que determine el monto de ésta y que es fundamental, debido a que Telmex fue valuada al momento de su privatización sólo por los servicios que en ese momento prestaba y no pagó nada para poder, en su caso, prestar el servicio de video a través de esa misma infraestructura.

No hacerlo, constituiría delitos contra el patrimonio nacional de los servidores públicos , aseguró el comunicado que emitieron ayer los cableros.