Con la resolución del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del pasado 23 de enero, de la cual se desprende que Teléfonos de México (Telmex) deberá presentar una nueva solicitud para modificar su título de concesión, prevaleció el Estado de Derecho y se abrió una nueva oportunidad para la telefónica de adherirse al Convenio Marco de Interconexión (CMI), cumplir con el Acuerdo de Convergencia y entrar al mercado de la televisión por la puerta grande, no a través de un juicio, de acuerdo con Héctor Olavarría, exsubsecretario de Comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Siempre ha estado abierta la oportunidad para dar cumplimento al Acuerdo de Convergencia y poder presentar una nueva solicitud ante la SCT. Es tiempo de que se determine el pago de la contraprestación y que la empresa cumpla con las condiciones de interconexión que son fundamentales para que haya orden en el sector , dijo Olavarría.

El exfuncionario insistió a El Economista que con la determinación del Poder Judicial prevaleció el Estado de Derecho, la legalidad de la resolución del 2011 de la SCT y se confirmó que el título de concesión de Telmex se modificará una vez que se cumplan con los requisitos establecidos en el Acuerdo de Convergencia.

En enero, el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa negó a Telmex la posibilidad de recurrir a la afirmativa ficta para modificar su título de concesión.

Los orígenes de las resoluciones judiciales datan de mayo del 2011, cuando la SCT negó a Telmex la modificación de su título tras argumentar que la telefónica no había acreditado el cumplimiento del Acuerdo de Convergencia.

LAS CONDICIONES

El Acuerdo de convergencia, emitido por la SCT en el 2006, condicionó la entrada al mercado de la televisión al cumplimiento de una serie de factores, éstos son: portabilidad, interoperabilidad e interconexión de redes.

Tras la negativa de la SCT, el operador telefónico dijo que con dicha decisión, el Estado había amarrado a Telmex para que no pudiera competir en el mercado de televisión de paga, con ánimo de proteger a los empresarios de cable, pero perjudicando al usuario, además de que se les quitó el estímulo de inversión.

En noviembre del año pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó atraer el recurso de inconformidad promovido por Telmex por el supuesto incumplimiento de la SCT a la resolución de un juez en el 2011, que la obligaba a dar respuesta fundada y motivada a la solicitud de modificación del título de concesión de la telefónica.

cjescalona.eleconomista.com.mx